Quantcast

Las cinco mejores rutas de la Comunitat para escapar de la Semana Santa

Descubrir nuevos entornos, rutas turísticas y parajes desconocidos también puede ser un buen plan de escape en Semana Santa. Lejos de los tambores, las misas, ruegos y procesiones que se ven y escuchan en toda España en estas fechas, hay alternativas dentro de la Comunitat Valenciana que pueden ayudarnos a huir de la rutina con actividades variadas que se apartan de lo religioso.

Planes turísticos y culturales para todo tipo de personas que ayudarán a los viajeros a profundizar en la historia y tradiciones de nuestra tierra, sin tener que irse muy lejos. Este año, del 24 al 28 de marzo es el tiempo que se abre para disfrutar de los cinco lugares que proponemos para estas vacaciones de Pascua. Cinco lugares donde predomina la naturaleza y donde el ruido de las ciudades queda en un segundo plano.

Monasterio de El Puig

A unos 14 kilómetros de Valencia, en El Puig de Santa Maria, encontramos un edificio religioso de estilo renacentista, declarado en 1969 Monumento Histórico-Artístico Nacional, que constituye el lugar perfecto de visita turística para huir de la capital, aunque sin ir muy lejos. Se trata del Monasterio de Santa María, cuya Iglesia se comenzó a construir en 1237 por mandato del rey Jaume I sobre el montículo donde se asienta hoy en día, para conmemorar una de las batallas que permitieron conquistar Valencia. La obra finalizó tres años después.

elpuigturistico.es

Foto: Exterior del Monasterio de El Puig

Según la historia, el rey también dio la orden de construcción por la experiencia mística del padre Pedro Nolasco, de quien se dice que se le apareció la imagen de la Virgen de Santa María del Puig. El estilo gótico que se puede ver sobre el original de la Iglesia surgió para dar cabida a la multitud de peregrinos que acudían a venerar a la patrona del pueblo y del Reino de Valencia.

Fue en esa fecha de inicio de su construcción, en 1237, cuando se comenzó a elaborar en El Puig el famoso Llibre del Repartiment, un libro de registros de donaciones en latín.

Sin embargo, no fue hasta 1588 cuando comenzó la construcción del monasterio, uno de los principales atractivos del conjunto histórico. En él se pueden visitar los claustros de los monjes, el Salón Real, el Salón Gótico o el Salón de la Cerámica donde se encuentran piezas de diferentes épocas. Se pueden ver también obras de importantes artistas valencianos, como por ejemplo el pintor barroco J. J. Espinosa o el posterior José Vergara.

Este enclave privilegiado, que ya en tiempos modernos ha sido también una prisión y una escuela, aparte de un espacio de retiro, es hoy en día una de las principales recomendaciones de visita en la localidad y por supuesto un lugar perfecto para ir de visita durante las Pascuas.

Foto: Museo de la Imprenta y las Artes Gráficas

Foto: Museo de la Imprenta y las Artes Gráficas

Además en su interior se encuentra el Museo de la imprenta y las Artes Gráficas, el más importante de España y el segundo de Europa, que ofrece un recorrido histórico en el que se puede ver la evolución de los sistemas de impresión a través de los siglos. Máquinas de todas las épocas, moldes tipográficos, planchas y prensas de madera similares a las que utilizaba Gutenberg tratan de mostrar la importancia que tuvo la Comunitat en la introducción del papel y el desarrollo de la imprenta en nuestro país.

Ruta del Hilo Rojo (Ayora)

Una línea roja pintada sobre las calles de la localidad es el camino que tendrán que seguir los visitantes que se aventuren a conocer la villa de Ayora, a través de su famosa Ruta del Hilo Rojo. El surgimiento de esta ruta turística se remonta a una conocida leyenda medieval que relata el recorrido de una niña con capa roja por la población.

Foto: Tramo de la Ruta del Hilo Rojo de Ayora

Foto: Tramo de la Ruta del Hilo Rojo de Ayora

El cuento dice que en el convento de San Francisco, el actual paradero de la oficina de turismo y de la Casa de la Cultura, los monjes criaron a una niña abandonada en sus puertas sin que nadie más del pueblo lo supiera. La mantuvieron oculta, y la niña se convirtió en una joven que tenía mucha curiosidad por conocer la villa. Por este motivo, una noche de luna llena saltó los muros del convento y escapó. Pero un hilo de su capa se enganchó en ellos, y fue dejando el rastro de las hebras de su larga capa roja por las calles de Ayora.

Siguiendo los pasos de la joven de la capa roja, los visitantes irán a parar a diferentes rincones de la localidad, que mostrarán a los ojos de los interesados la historia,  tradiciones y monumentos. El convento de San Francisco, continuando lo que dice la leyenda, es donde arranca el recorrido, de unos 300 metros y con 31 paradas. Entre los lugares a los que conduce la ruta se encuentran casas de antiguos personajes ilustres de la población, el ayuntamiento, la Iglesia Mayor o las calles más emblemáticas.

La localidad anima a los visitantes a conocer por sí mismos el final de la historia y sus secretos y anécdotas. Asimismo, ofrece un recorrido interactivo a través de audios que se pueden descargar en su página web y que recrean la historia de los diferentes puntos de la ruta, con personajes ficticios y sonido, al estilo de las radionovelas.

El Port de Catarroja, la Albufera

El Parque Natural de la Albufera es otro punto de nuestra geografía recomendado para explorar en estas Pascuas. En concreto, la zona que recorre El Port de Catarroja, un puerto pesquero que se remonta a finales del siglo XVI y que conforma un paisaje tranquilo para pasear y relajarse con la característica fauna y flora de la Albufera.

Foto: Bernat López Galiana para el ayuntamiento de Catarroja

Foto: Bernat López Galiana para el ayuntamiento de Catarroja

Cerca de la entrada del puerto hay un taller donde se reparan aún hoy las barcas que circulan, aunque también destaca el edificio de la Comunitat de Pescadors de Catarroja, que data de 1916. Para recreo de los visitantes, en las orillas del puerto hay restaurantes de arroces y pescados, muchos de los cuales son antiguas tabernas restauradas de finales del siglo XIX.

Actualmente, la zona del puerto de Catarroja está remodelada con embarcaderos, miradores y un paseo desde el que observar la vegetación propia de las zonas acuáticas y la variedad de aves típica de la zona.

Foto: Lydia Aguilar para el ayuntamiento de Catarroja

Foto: Lydia Aguilar para el ayuntamiento de Catarroja

Si se prefiere el senderismo, también hay rutas señaladas para recorrer desde allí, una de las cuales va del puerto de Catarroja hasta la desembocadura del barranco de Massanassa o de Torrent, atravesando el arrozal del municipio de Catarroja.

Ruta Rosa de La Vallesa (Paterna)

Muy cerca de Valencia, en Paterna, un lugar característico por su industria y abundante urbanización, encontramos un inesperado espacio natural de gran belleza conocido como La Vallesa, dentro del Parque Natural del Turia. El municipio, por tener a su paso el río, tiene zonas boscosas y un humedal que resultan perfectos para ir de excursión en estas fechas.

Foto: Tramo de la Ruta Rosa de La Vallesa

Foto: Tramo de la Ruta Rosa de La Vallesa

La Vallesa, con más de seis hectáreas de amplitud, está declarada como espacio natural protegido y esconde una diversidad de vegetación típica mediterránea. Una de las principales rutas que se pueden recorrer en esta zona natural es La Ruta Rosa, de 3,1 kilómetros de distancia y que es perfecta para realizar con niños, por su baja dificultad de travesía. Recorre desde La Vallesa hasta el Parque Fluvial del Turia, con línea de salida en la urbanización La Vallesa de Paterna. Al cruzar el bosque, entre los principales atractivos del paisaje que puede observar el visitante se puede contar la gran biodiversidad natural: destacan el pino carrasco, olivo y algarrobo, y matorral de aliagas, romero, tomillo y lentiscos, además de cultivos de secano y zonas de bosque en regeneración. También existe una fauna acorde a esta diversidad, animales entre los que destacan las águilas, búhos,  lechuzas, anfibios, conejos, zorros, jabalíes, zorros o ardillas, entre muchos otros.

Es en la zona oeste de la localidad donde se encuentra esta masa de árboles, con un embalse en su interior, cuya agua permite aumentar la diversidad de la vegetación. La superficie de bosque tiene tres masas de árboles diferenciadas en el Parque Natural, La Vallesa, Les Rodanes y El Palmeral-La Pea. Son 9 los municipios que albergan el Parque, donde el río actúa como vertebrador del espacio natural, con sus 35 kilómetros de recorrido.

Ruta de los Molinos en Alborache

Ubicada en el tranquilo pueblo de Alborache, en la Hoya de Buñol, la Ruta de los Molinos constituye un recorrido perfecto para los amantes del senderismo. El río junto al que discurre conforma bellos parajes naturales, fuentes y manantiales, durante 1,7 kilómetros de sendero, que se puede recorrer sin grandes dificultades, tanto a pie, como en bicicleta o a caballo. Además, la zona está habilitada con fuentes, bancos, mesas y papeleras durante el recorrido.

Foto: Señalización en la Ruta de los Molinos de Alborache

Foto: Señalización en la Ruta de los Molinos de Alborache

El itinerario, que cuenta con paneles informativos, está enmarcado por la vegetación de ribera y  la integración en el paisaje de 11 molinos, aunque algunos de ellos solo conservan la infraestructura que tenían para aprovechar el agua, como canalizaciones o compuertas. Pero algunos están bien conservados y han sido reconvertidos en casas rurales o viviendas privadas. Muchos eran molinos harineros, otros se dedicaban a fabricar papel y uno de ellos se dedicaba a la elaboración de chocolate, todas actividades que tuvieron su auge a mediados del siglo XIX, sobre todo la industria papelera, cuyo desarrollo en la cuenca del río Buñol fue muy importante.

Esta Ruta, que se abrió en el año 2010 con el fin de recuperar un paisaje de gran valor ambiental  y cultural, tiene la posibilidad de iniciarse por diversos puntos. Por la zona norte, a partir del aparcamiento del Molino Galán, por la zona sur en la partida del Yesar al inicio del antiguo camino de Chiva, o por el sendero que sale del polideportivo hasta el Molino de la Luz o el manantial Charco Azul.


 
 
 

Una Respuesta de Las cinco mejores rutas de la Comunitat para escapar de la Semana Santa

  1. Antonio Hervas Mayo 24 de marzo de 2016 en 17:44

    les dades sobre la comunitat de pescadors no son correctes la data de 1916 només correspon a quant es varen posar els “taulellets”

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *