La urbanización de Alfinach cuenta con desfibrilador para mejorar la cardioprotección de los residentes

0
38

Los Vigilantes de Seguridad y todos los trabajadores en plantilla de la Urbanización Alfinach, en Puçol, han recibido una formación práctica de reanimación cardiopulmonar (RCP) y utilización del desfibrilador semiautomático externo para uso no médico que se ha instalado en esta zona residencial del municipio para mejorar la cardioprotección de sus vecinos.
La Junta de Gobierno de la Urbanización ha impulsado esta iniciativa volviendo a ser pionera en la mejora de la seguridad de los residentes, en este caso de la cardioprotección.

Los cursos han tenido una duración de 12 horas y han sido impartidos por la doctora Elizabeth Hernani, médico instructora de atención cardiovascular de SEMES-AHA, de Gestión Médica Avanzada, SL.

Con este curso, los alumnos han obtenido el correspondiente certificado de acreditación individual, que les habilita para hacer uso de los desfibriladores externos semiautomáticos durante un año. Por tanto, anualmente realizarán un curso de seis horas para la renovación de dicho certificado, garantizando así su formación continuada.

La Urbanización ha adquirido un desfibrilador y, siguiendo la normativa vigente (Decreto 220/2007, de 2 de noviembre), lo ha dado de alta en el Registro de centros no sanitarios de la Dirección General de Ordenación, Evaluación e Investigación Sanitaria, de la Consellería de Sanidad.

El desfibrilador estará permanentemente en la urbanización, en uno de los vehículos de patrulla de la seguridad, ya que son ellos, los vigilantes, los primeros en llegar a un incidente o emergencia, mejorando en gran medida la calidad del servicio.

El 80% de las muertes súbitas suceden en el ambiente extra hospitalario donde habitualmente no se cuenta con ayuda médica especializada en los primeros minutos. Por este motivo, resulta fundamental que la población esté entrenada en detectar la muerte súbita, activar el sistema de respuesta médica de urgencia y realizar maniobras de reanimación cardiopulmonar básica en forma rápida y efectiva ya que por cada minuto que se retrasa su tratamiento adecuado se reduce en un 10% la posibilidad de supervivencia de la persona que la padece.

“Conseguir que todos los residentes estén entrenados en esto, parece difícil, pero hemos conseguido que nuestros vigilantes de seguridad y trabajadores de la urbanización, que son los primeros en llegar, puedan hacerlo”, explican desde la urbanización.

El desfibrilador semiautomático externo es un dispositivo sencillo y seguro, capaz de analizar el ritmo cardíaco y de reconocer la presencia o ausencia de un ritmo desfibrilable. Por ello, la comunidades científicas nacionales e internacionales recomiendan su instalación en aquellos lugares que reciban, o en los que transiten o permanezcan, gran número de personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here