La superficie de cultivo de chufa en l’Horta Nord disminuye un 45% en dos años

0
45

Con unas 3.200 hanegadas previstas para la presente campaña, la superficie cultivada de chufa en la comarca de l’Horta Nord se ha reducido en sólo dos años a casi la mitad. Concretamente, según las estimaciones de AVA-ASAJA, el área de la comarca dedicada a este tubérculo ha descendido un 45% con respecto a lo plantado en 2009, lo que supone las peores cifras de los últimos 15 años.
La organización agraria atribuye este desplome al efecto acumulado de las importaciones masivas de chufa africana de años anteriores y al consecuen¬te hundimiento de los precios en origen, que en ésas dos temporadas se situaron por debajo de los costes de producción.

Una vez eliminado buena parte del stock de chufa y de horchata almacenada y dado el leve repunte de la demanda de horchata que se está experimentado es¬te verano, AVA-ASAJA espera que los precios de este año puedan devolver al cultivo a una “mínima rentabilidad”.

“Si los productores de chufa siguen sin cubrir por tercer año consecutivo ni siquiera los costes, no sólo peligrará el futuro de este cultivo, sino también el de la propia Huerta de Valencia”, advierte el presidente de la asociación agraria, Cristóbal Aguado, quien reitera que la “mejor manera de proteger este privilegiado paisaje y entorno es garantizar su rentabilidad y hasta el momento la chufa era su mayor y casi único estandarte”.

Efectivamente, según un informe de los servicios técnicos de AVA-ASAJA, la temporada de chufa que ahora arranca lo hará con la menor superficie y producción registradas en 15 años: 3.200 hanegadas y 4.480 toneladas frente a las 5.845 y 8.183 toneladas de 2009 o las 6.906 hanegadas y 9.668 toneladas de 2007.

Fue a partir de 2004 y hasta 2007 cuando las importaciones de chufa africana se dispararon hasta llegar a representar alrededor del 40% de la producción local, lo que contribuyó de forma decisiva a generar los excedentes que han hecho entrar al cultivo en crisis. A falta de una estadística del todo fiable sobre tal circunstancia -porque las importaciones de chufa no tienen código aduanero propio- se estima que las compras de chufa procedentes de Níger fundamentalmente así como de Burkina Faso y Mali, se duplicaron y pasaron de las 1.603 toneladas de 2003 a una media en tal periodo (2004-2007) de 3.374 toneladas.

Las importaciones han sido pues el factor decisivo para entender el desplome en el precio en origen y con ello, la caída en la superficie cultivada y en la producción local.

“La chufa africana es más grande y barata pero tiene rendimientos muy inferiores porque suele presentar muchas más impurezas, problemas fitosanitarios y sobre todo contiene menos grasa, por lo que no reúne las cualidades organolépticas necesarias para elaborar la horchata” advierte Aguado quien reitera que “el futuro de la horchata y de la huerta valenciana pasan por preservar la chufa”.

Por este motivo, AVA-ASAJA aconseja a los consumidores que busquen la horchata que lleve el sello de la Denominación de Origen ‘Chufa de Valencia’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here