La rotura de una tubería de gas obliga a desalojar la guardería la Rambleta y el colegio Oltra

0
61

Las obras de urbanización de la calle Barcelona están llegando a su fin después de años de trabajo. Sin embargo, esta zona de expansión de Moncada ha sufrido varios sustos mientras duran las obras ya que estas han producido varias roturas en tuberías de gas obligando a desalojar edificios y centros escolares. El último incidente, registrado esta mañana, ha obligado a desalojar a 400 escolares de la guardería la Rambleta y del colegio José María Oltra.
El aviso recibido a las 8.30 horas en el teléfono de emergencias de la Generalitat ha movilizado a efectivos de Protección Civil, del Consorcio Provincial de Bomberos, de la Guardia Civil, de la Policía Local y una ambulancia por si hubiera que atender a algún herido. La primera medida ha sido desalojar la guardería la Rambleta y el colegio José María Oltra donde había alrededor de 400 escolares.

Los más pequeños han sido trasladados por decisión municipal al centro del Patronato gracias a la colaboración del gerente del centro mientras que los alumnos del Oltra han permanecido en un parque del municipio mientras se supervisaban los trabajos de reparación y los efectivos de emergencias garantizaban la seguridad de la zona.

Alrededor de las 10.45 horas, los escolares han podido regresar a sus centros y el Ayuntamiento ha echado un bando anunciando que no existe ya ningún peligro para que los escolares que habían sido recogidos por sus padres sepan que pueden volver al colegio por la tarde cuando se reanudarán las clases con normalidad.

Al parecer, una de las máquinas que trabajaba en la urbanización de la parcela V-11 de la citada vía ha causado la rotura de la tubería que, si bien ha obligado a desalojar a cientos de personas, no ha causado ningún herido.

Alarma reiterada

No es la primera vez que las obras de urbanización que se están llevando a cabo en la calle Barcelona causan la rotura de alguna tubería de gas. La última tuvo lugar el 11 de junio de 2008 cuando una máquina que trabajaba en la zona perforó una tubería.

En aquella ocasión, 80 vecinos de un edificio situado en el cruce de la calle Barcelona con la calle Madrid tuvieron que dejar sus viviendas durante varias horas. Entonces, se achacó el incidente a que la empresa que realizaba las obras, Coalso, disponía de un plano de las tuberías de gas distinto al real.

Fin de las obras

Los propietarios de la zona a urbanizar decidieron rescindir su contrato con Coalso y adjudicar las obras a otra mercantil que está previsto que acabe las obras de urbanización en un plazo de dos o tres meses. De hecho, se baraja la posibilidad de que las prisas por cumplir los plazos hayan provocado la rotura de la tubería.

Esta misma tarde, el Gobierno municipal tiene una reunión con los propietarios y representantes de la empresa para estudiar la evolución de las obras y determinar su finalización que está prevista para dentro de dos o tres meses, según han informado fuentes municipales. © Celia Dubal/Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here