La revisión de los alquileres de sedes municipales y del contrato de seguridad privada ahorran 260.000 euros al Ayuntamiento

0
52

Las primeras medidas del Plan de Austeridad y Eficiencia del Ayuntamiento de Torrent aprobado en el pleno del pasado mes de julio comienzan a dar los primeros resultados. En la reunión de seguimiento se ha determinado que la revisión de los alquileres de algunas oficinas municipales y la reagrupación de varios servicios en una sola sede, así como la revisión a la baja del contrato de seguridad privada han permitido ahorrar más de 260.000 euros.
A ello hay que sumar un ahorro de alrededor de 60.000 euros con las diferentes medidas de eficiencia energética.

Este plan es el primero de estas características de la Comunitat para un municipio de las dimensiones de Torrent con el que se pretende ahorrar un mínimo de 2, 3 millones de euros al año, es decir el 10% del gasto anual, y así, conseguir durante la presente legislatura, reducir el déficit acumulado de 9 millones, logrando el equilibrio presupuestario.

El documento continúa con la línea de ahorro iniciada por el Ayuntamiento de Torrent, lo que le ha permitido rebajar su índice de endeudamiento. En 2004 la tasa era del 92, 5%; en 2007, de 94, 5%; y en 2010, de 89, 4%, lo que supone una reducción de 5 puntos. En términos absolutos, el Ayuntamiento ha reducido su déficit un millón de euros y ha pasado de 10 millones de líquido negativo del año 2007 a los 9 millones en 2010.

El Plan de Austeridad y Eficiencia recoge 34 puntos, agrupados en diferentes líneas estratégicas, como son la organización y personal, la eficiencia en los servicios públicos, la contención del gasto corriente, las subvenciones e inversiones y la optimización de los ingresos.

Así, dentro de la línea estratégica de contención del gasto corriente, ya se están aplicando distintas medidas, entre las cuales se encuentran el Plan de Sedes y la reducción de costes en consumos de energía eléctrica, a través de la implantación de distintas medidas en materia de eficiencia energética.

El Plan de Sedes contempla la reducción del número de locales municipales alquilados, trasladándolos a otras dependencias municipales, o bien, racionalizando el uso para que puedan ser compartidos por distintas entidades con horarios preestablecidos.

Gracias a la revisión de los contratos de alquiler suscritos por el Ayuntamiento, ya se ha logrado reducir 86.000 euros en una primera revisión, que se va a seguir realizando para lograr la mayor racionalización posible en el uso de los locales municipales.

El Plan de Eficiencia y Austeridad también contempla otras medidas como la contratación centralizada de suministros de material de oficina, o los contratos de mantenimiento, limpieza, seguridad y reparaciones, para lograr reducir costes en servicios que no afecten al ciudadano.

Por ello, ya se han revisado a la baja algunos contratos, como por ejemplo el de la seguridad privada, lo que ha supuesto una reducción del 20% de estos importes, lo que supone un ahorro de 175.000 euros.

También se está preparando un catálogo de medidas de ahorro dirigido al personal municipal, a fin de implantar medidas concretas que permitan reducir el gasto, como la racionalización de la impresión de documentos, el apagado de luces y ordenadores al finalizar la jornada, etc.

Este catálogo continuará con la línea de la campaña iniciada por el consistorio torrentino el pasado año, con el lema ‘L’últim que apague la llum’. Con la colocación de carteles en las distintas dependencias municipales se pedía a cada trabajador municipal su implicación en el ahorro de energía, apagando las luces de cada despacho o planta, así como el ordenador, al finalizar la jornada laboral.

En esa línea, el consistorio torrentino también ha realizado un estudio sobre eficiencia energética, para ver de qué maneras se puede reducir y optimizar el consumo. Gracias a varias medidas puestas en marcha a raíz de la realización de este estudio, ya se ha producido un ahorro efectivo de 68.104 euros.

El Ayuntamiento también lleva tiempo implantando otras medidas que posibiliten el ahorro energético. La red pública de alumbrado fue el primer objetivo dentro de estas actuaciones. Por ello, ya se instalaron más de mil farolas de bajo consumo en las calles de la ciudad, además de la sustitución de las bombillas de los semáforos por leds de bajo consumo, que han supuesto reducir el consumo eléctrico un 35%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here