La prisión de Picassent sólo tiene 19 detectores para 2.400 reclusos mientras otras prisiones tienen 54 para 1.650 reos

0
67

El sindicato Acaip ha denunciado la “discriminación” que sufre en centro penitenciario de Picassent, en relación con otras prisiones españolas, por la falta de arcos detectores de metales, y considera que, con esta situación, se pone de manifiesto el “castigo” al que Instituciones Penitenciarias ha sometido al recinto, al que considera que no trata como un “buque insignia” sino como “una patera”.
Acaip asegura que el Gobierno ha reconocido esta “discriminación” en sendas respuestas parlamentarias a preguntas formuladas por diputadas del Partido Popular en el Congreso ya que, según el sindicato, admite “la diferencia de trato” de centros como por ejemplo Castellón II (Albocàsser) y el de Picassent.

El sindicato ha asegurado que, según señala el Gobierno, este establecimiento penitenciario dispone de 23 arcos detectores de metales, de los que “sólo 19 están operativos” mientras que Albocàsser tiene 39 arcos detectores, más 15 de mayor potencia, lo que suman un total de 54.

Acaip Valencia ha criticado que un centro como el de Albocàsser, que alberga alrededor de 1.650 internos, tiene “más del doble” de detectores de metales que el de Picassent, que acoge a más de 2.400 reclusos, por lo que considera “claramente insuficientes” estas medidas de seguridad.

El sindicato mayoritario ha subrayado que lleva denunciando desde hace meses el “maltrato” que está sufriendo el Establecimiento Penintenciario de Valencia “por parte de Instituciones Penintenciarias”, una situación que se concreta “en una acuciante escasez de personal, en falta de medios materiales, en insuficiente presupuesto para atender el mantenimiento más elemental del centro, y en medidas de seguridad”.

Así, el sindicato ha alertado que desde hace años numerosas alarmas anti incendios del centro no funcionan por lo que, en caso de declararse algún fuego, “no podrían detectarse a tiempo, con el riesgo que ello supone en una prisión”, al tiempo que ha añadido que algunos de los módulos que albergan a internos “más conflictivos” tienen varios arcos detectores de metales averiados “desde hace meses” y “no hay perspectivas de que vayan a ser arreglados”.

“Este dato pone de manifiesto el castigo al que Instituciones Penitenciarias tiene sometido a este centro, el más grande de España, al que lejos de tratar como el buque insignia de las prisiones españolas, tal y como señaló en una reunión en Madrid un Subdirector General, se le trata como una patera”, ha criticado el sindicato.

Acaip ha incidido en que los arcos detectores de metales como medida de seguridad son “imprescindibles” para un “control efectivo” sobre los internos destinados en los diferentes departamentos, ya que permiten comprobar si portan algún objeto metálico peligroso que puedan emplear contra otros reclusos o contra los funcionarios de servicio.

Asimismo, son fundamentales para un registro de los visitantes que acuden al Centro, de los familiares que acceden para comunicarse con los internos y para controlar las salidas de los reclusos de los diversos talleres existentes.

En su lugar, Acaip ha destacado que se ha puesto a disposición de los funcionarios ‘raquetas’ detectoras, cuya efectividad es “infinitamente menor” y, además, provoca un “mayor contacto físico” con los internos, que pueden presentar un estado de agresividad y alteración que hacen que la utilización sea “desaconsejable”.

Acaip considera que con este “trato discriminatorio” se pone en peligro la seguridad de los trabajadores del Establecimiento Penitenciario de Valencia y no se puede garantizar la seguridad de todos los internos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here