La parroquia de la Sagrada Familia de Torrent inicia las obras de rehabilitación y ampliación

0
50

La parroquia de la Sagrada Familia de la localidad valenciana de Torrent ha iniciado las obras de rehabilitación y ampliación de su templo, que contemplarán la eliminación de barreras arquitectónicas, el aumento de la luz natural y la mejora de la acústica así como la cercanía de los feligreses al altar, según ha informado el Arzobispado en un comunicado.
El templo, cuyas obras se prolongarán durante los próximos 18 meses, es de diseño moderno. “Se ha proyectado con economía de medios aunque con materiales nobles que envejezcan bien”, según ha explicado el arquitecto responsable de las obras, Antonio Giner.

La planta es de cruz latina, “con unos brazos cortos para potenciar la cercanía entre los propios fieles y la de éstos con el altar y el presbítero”. Además, los bancos “se dispondrán entorno al altar, que pasará a ubicarse en el centro de gravedad de la iglesia, y ésta contará con un desnivel, con suave pendiente hacia el altar, para potenciar la visibilidad”, ha precisado el párroco.

La imagen que presidirá el templo será la misma que la actual, la de la Sagrada Familia, aunque también se va a limpiar, desmontar y reubicar.

La parte antigua de la iglesia, ubicada en la calle Tomás Miguel, 5, tiene 953 metros cuadrados de superficie, que “será ampliada en 478 metros cuadrados más, incluyendo nuevos espacios para habilitar salas parroquiales”.

De igual forma, la parroquia contará con dos nuevas aulas celebrativas, con un local para Cáritas, nuevos aseos, un lugar “más amplio para la reserva del Santísimo” y también serán reformadas las aulas de catequesis. Igualmente, será instalado un ascensor y rampas, aire acondicionado, y serán mejorados los aislamientos térmico y acústico.

El proyecto incluye el aumento de la iluminación natural y la iluminación artificial se realizará con lámparas de halogenuro metálico. De esta manera, “el total de superficies de nueva planta y reformada será de 1.403 metros cuadrados”, con lo que la capacidad de fieles sentados en bancos de 185 pasará a 275, sin contar el coro.

El templo de la parroquia, erigida en 1968, se encontraba “gravemente deteriorado”, según fuentes parroquiales. En 2003 se “detectaron daños importantes que afectaban a la estructura y a los acabados de la iglesia”.

Además, a estos “desperfectos importantes”, se sumaba “unas instalaciones obsoletas, la necesidad de eliminar barreras arquitectónicas y adaptar más perfectamente, el edificio a las indicaciones del Concilio Vaticano II”, según las mismas fuentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here