La PAH y los vecinos consiguen aplazar el desalojo de Ca Esperança e iniciar la negociación de un alquiler social a las seis familias

0
109

PAH-Horta-Sud-Ca-Esperança

Casi un año y medio atemorizados. El miedo a otro desahucio, a un desalojo que puede llegar en cualquier momento sobrevuela la vida diaria de las seis familias que, actualmente, ocupan el edificio de la SAREB bautizado como Ca Esperança. Un desalojo, el de una de las viviendas, que se había anunciado para hoy pero que, finalmente, se ha conseguido aplazar, al menos, por los próximos dos meses gracias a la presión ejercida por al Plataforma de Afectados por la Hipoteca tanto de l’Horta Sud como su ‘hermana’ madrileñas de Carabanchel.

Ayer mismo, a escasas horas de la fecha anunciada para el desalojo de las seis familias, la SAREB aceptó un aplazamiento del desalojo y comenzar a negociar alquileres sociales para estas seis familias en alguno de los pisos que son propiedad de esta entidad. Ayer mismo, la mediadora impuesta por ella, Viviremos, se llevó los informes económicos y sociales de las seis familias para entregárselos a la SAREB y que esta haga una oferta de alquiler social a los vecinos para “empezar a negociar” según la PAH.

Hoy, en rueda de prensa, representantes de la plataforma han explicado que, sea como sea la propuesta de la SAREB, no están dispuestos a aceptar un alquiler social que suponga más del 20% de los ingresos de estas familias. Una negociación que comenzó en el mismo momento en el que se accedió a paralizar el desahucio ya que, según la PAH, la SAREB utiliza el miedo de las familias como elemento de presión para que estas acepten sus condiciones por lo que su política es la de no iniciar negociaciones sobre alquileres o realojos mientras haya una fecha fijada y cercana de desahucio.

Esa es la práctica habitual de la PAH pero, además, en esta ocasión, los activistas de l’Horta Sud han contado con el apoyo expreso las plataforma madrileña de Carabanchel que se ha negado a seguir negociando con la SAREB una solución para las vecinas de Cadete, 7 hasta que la entidad no se pusiera en contacto con Ca Esperança para buscar, también, una solución para ellos.

Esa comunicación vía telefónica entre la SAREB y la PAH Horta Sud llegó hace unos días y, a pesar de que la intención de la primera era conseguir que las familias se marcharan en tres días a otras viviendas de la entidad con un alquiler social, la plataforma insistió en la necesidad de paralizar el desahucio previsto antes si quiera de empezar a escuchar sus ofertas de alquiler.

Así se llegó, en el día de ayer, a la paralización cautelar durante dos meses del desahucio previsto y al inicio de las conversaciones para reubicar a estas seis familias del Barrio del Cristo. Aunque una de las posibilidades más valoradas por los vecinos y la PAH sería el poder quedarse en este edificio, la falta de condiciones básicas que supondrían un desembolso inasumible para las familias y que la entidad, al parecer, tampoco quiere llevar a cabo, impiden que se le pueda conceder la cédula de habitabilidad. Por ello, la vía “más lógica” sería que la entidad ofreciera alguno de los pisos que tienen (resultado de desahucios) para estas familias a cambio de un alquiler social que, en un primer momento, la entidad ha cifrado en 240 euros.

Una cantidad que estas familias no pueden asumir teniendo en cuenta que el subsidio es de 426 euros. Por ello, la PAH ha señalado que no consentirán un precio superior al 20% de los ingresos de cada familia y lucharán por que el realojo sea en viviendas de la zona (Barrio del Cristo, Aldaia, Alaquàs, Quart de Poblet…) donde la SAREB dispone de una docena de pisos vacíos, 93 en toda la comarca de l’Horta Sud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here