La inversión de 8,5 millones de la Diputación en la carretera entre Picassent y Montserrat eliminará uno de los puntos negros de la provincia

La Diputación de Valencia ha invertido 8,5 millones de euros en los tres tramos de mejora de la carretera CV-415 entre Picassent y Montserrat, unas obras que se prevé que estén acabadas en octubre, según ha avanzado este jueves el diputado provincial de Carreteras, Pablo Seguí, acompañado por los alcaldes de Picassent y Montserrat, la también diputada Conxa García y Josep Maria Mas, respectivamente.

Visita obras carretra Picassent a Monserrat foto_Abulaila (2)Seguí ha visitado junto a los alcaldes unas obras que se encuentran en marcha y que resolverán los problemas generados por uno de los puntos más conflictivos de la provincia en materia de tráfico, la intersección de las carreteras CV-405 y CV-415 en Venta Cabrera. Un cruce que “en los últimos 10 años presenta una siniestralidad muy elevada, con 164 accidentes que han dejado tres muertos y más de 100 heridos”, según ha explicado el diputado de Carreteras.

Las dos primeras fases del proyecto, que consisten en la mejora de la carretera y los accesos entre Picassent y Venta Cabrera, tiene un presupuesto cercano a los 7 millones de euros y contempla varias glorietas, mientras que la última fase será la ejecución de la gran rotonda en Venta Cabrera, una actuación de millón y medio que comenzó a mediados de abril y que resolverá los problemas de tráfico y la peligrosidad de la intersección entre las dos carreteras de la Diputación.

En palabras de Pablo Seguí, “ésta es una obra necesaria que cumple los criterios de la nueva Diputación de mejorar la calidad de vida y la seguridad de los ciudadanos”. Las tres actuaciones de las que consta el proyecto “reducirán la peligrosidad de una vía estrecha, sin arcenes, con mala visibilidad, cambios de rasante y algunas pendientes. Una carretera con el pavimento en mal estado por la que transitan más de 5.000 vehículos al día, y unos 15.000 en la intersección de Venta Cabrera donde habrá una nueva rotonda”, ha detallado el titular del área de Carreteras.

Con la intervención de la Diputación, la CV-415 contará, a partir de octubre, con una ampliación de plataforma y nuevo firme, 7 metros de anchura, 3,5 metros por carril, y metro y medio de arcén a cada lado. La obra de mejora se rematará con una rotonda de 90 metros de diámetro en Venta Cabrera, donde la CV-415 se une con la CV-405.

La alcaldesa de Picassent, Conxa García, ha mostrado su satisfacción porque se haga realidad “una mejora que se viene reivindicando desde hace muchos años”. “Se trata de una carretera muy transitada, con un colegio a la entrada y muchas urbanizaciones que ahora tendrán mejores accesos y carriles de incorporación”, ha explicado la también diputada provincial, que ha terminado diciendo que “la obra era necesaria porque muchas personas se jugaban la vida a diario”.

Por su parte, el alcalde de Montserrat, Josep Maria Mas, ha coincidido con su homóloga en Picassent a la hora de destacar los “muchos años de reivindicaciones para que se solucionara una problemática de seguridad vial que no tiene parangón en la provincia, como es la de Venta Cabrera”. Mas ha aprovechado la visita a las obras de la CV-415 para recordar al diputado de Carreteras, Pablo Seguí, la importancia de recuperar el anteproyecto de desdoblamiento de la CV-405, de Torrent a Montroy, por donde transitan 20.000 vehículos diarios, una actuación que podría realizarse por fases, dada la cuantía de la obra.

Además de esta obra en la CV-415 entre Picassent y Montserrat, la Diputación de Valencia invertirá este año cerca de un millón de euros en la renovación de la señalización de las carreteras de las distintas comarcas.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *