La Guardia Civil intercepta en Albal a un vehículo con 146 kilos de petardos para una falla de la zona

0
50

La Guardia Civil ha interceptado un vehículo que circulaba por el término de Albal, en cuyo interior había 146 kilogramos de productos pirotécnicos de este material, que iba dirigido a una Falla de la zona. Los efectivos de la Guardia Civil han logrado intervenir en los últimos días 690 kilogramos de productos pirotécnicos en tres actuaciones diferentes en Albal, Puerto d Sagunto y Valencia.
La actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado se efectuó al considerarlo una infracción al Reglamento de Explosivos, ya que un casal fallero no puede ni comprar ni almacenar este tipo de material.

Al margen de esta intervención, en los últimos días el Equipo de Inspección de la Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil de Valencia, ha realizado otras dos actuaciones en diferentes localidades, donde ha aprehendido un total de 482 kilogramos de productos pirotécnicos que infringen la normativa actual.

En una primera actuación, la Guardia Civil detectó un vehículo que se encontraba en el término municipal de Puerto de Sagunto, que iba cargado con 6 cajas de productos pirotécnicos con un peso total de 78 kilogramos. Según las gestiones practicadas por la Guardia Civil, se pudo saber que esta persona estaba almacenando este tipo de material en su domicilio, situado en la localidad de Puerto de Sagunto. En la citada vivienda, se aprehendieron un total de 14 cajas con un peso total de 130 kilos de productos pirotécnicos, siendo denunciado su propietario por ambos motivos. El total de la aprehensión en esta actuación asciende a 208 kilos de productos pirotécnicos.

Según el vigente Reglamento de Explosivos, un particular solo puede adquirir un total de 15 kilos brutos de este material, y para su transporte necesita autorización.

En la segunda actuación, la Guardia Civil ha inmovilizado en un depósito comercial ubicado en la provincia de Valencia, un total de 168 kilos de un artículo pirotécnico al que le había sido alterada su clasificación. Realmente pertenecía a la clase IV, autorizada únicamente su utilización por personal profesional, si bien se le había cambiado por la clase III, para poder ser vendido. Este artículo procedía de una pirotecnia de Andalucía, donde también se han intervenido otros 168 kilos de este producto, ascendiendo a un total de 336 kilos En este caso se ha producido una supuesta infracción grave al Reglamento de Explosivos, por cuanto, se han falseado los datos de clasificación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here