Quantcast

La Guardia Civil de Puçol consigue detener a un acusado de engañar a fotógrafos de toda España para robarles el material

El equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Puçol inició el pasado mes de septiembre la operación Bokeh que se ha saldado con la detención de un hombre como responsables de sustraer material de trabajo a varios fotógrafos a los que conseguía atraer con falsas ofertas de trabajo.

foto-op-bokehFruto de las gestiones realizadas y de las pesquisas obtenidas por parte de los agentes encargados del caso, se pudo comprobar que se trataba de un varón que se dedicaba a contratar a fotógrafos para realizar reportajes falsos para, posteriormente, sustraerles el material fotográfico en un descuido.

En la fase de explotación de la operación Bokeh, los guardias civiles participantes en el operativo pudieron detener en la localidad madrileña de Getafe a un varón de 37 años y de nacionalidad española, como supuesto autor de diez hurtos de equipos fotográficos profesionales y 13 delitos de falsificación de documentos públicos.

A esta persona se le atribuyen delitos cometidos en lugares de Valencia, Madrid, Barcelona, Alicante, Zaragoza, Albacete y Toledo, no descartándose más puntos a medida que avancen las investigaciones.

Modus operandi

El detenido contactaba con sus víctimas, fotógrafos profesionales, directamente o a través de internet y les ofrecía trabajo para realizar diferentes reportajes fotográficos. Una vez aceptado el trabajo, el detenido quedaba con los fotógrafos, los recogía en su vehículo y se trasladaban o bien a alguna cafetería o a alguna área de servicio con la excusa de poder hablar y esperar a otros fotógrafos. El fin del detenido era que los fotógrafos bajaran del vehículo para darse a la fuga con todo el material fotográfico de estos.

Para impedir ser identificado, el detenido, antes de recoger a los fotógrafos, cambiaba las placas de matrícula de su vehículo por otras sustraídas o duplicadas en la zona donde iba a llevar a cabo el delito. Los teléfonos que usaba para comunicarse, los adquiría con nombres falsos.

Además utilizaba la documentación de las víctimas para dar de alta tarjetas de telefonía para seguir cometiendo nuevos hechos delictivos. Todo el material fotográfico obtenido era vendido inmediatamente para así evitar que se le pudiera detectar.

En esta operación, además del equipo de Policía Judicial de Puçol, también han participado el equipo de Policía Judicial de Moncada y el área de investigación de Sagunto.

Las diligencias instruidas han sido entregadas al Juzgado de Instancia e Instrucción nº 3 de Sagunto y al Juzgado de Instrucción Nº 2 de la Almunia de Doña Godina (Zaragoza).


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *