La frontera de la accesibilidad

0
22

Las localidades vecinas de Catarroja y Albal están separadas por el Camí de les Corregudes, una calle que atraviesan decenas de personas a diario para acudir al instituto de Catarroja o a la escuela infantil de Albal. Pero, a pesar de compartir la calle, las aceras son muy diferentes y es que, mientras Albal ha rebajado los bordillos para hacerla accesible, en el lado de Catarroja no ocurre lo mismo.
Los socialistas de Catarroja han animado al gobierno del PP-UV y a su alcaldesa a que pongan los medios necesarios para facilitar la movilidad y la seguridad de las personas en el municipio “y han denunciado que existen pasos de peatones con escalones descomunales que, no sólo dificultan el paso de personas de movilidad reducida sino que son un peligro para padres y madres que todos los días llevan a sus hijos al colegio y para un gran número de adolescentes que van al instituto”.

Según denuncia el PSPV, la vecina población de Albal sí que ha quitado el escalón y ha realizado una rampa “pero el Ayuntamiento de Catarroja no ha cumplido por lo que todos los días las familias que acompañan a sus hijos menores de 3 años tiene que hacer malabarismos”.

Para los socialistas, “no es lógico que estemos pidiendo un ascensor en la estación y aquí, que no hace falta instalar un ascensor, por dejación de funciones y desinterés hacia las personas se permita esta situación fácilmente subsanable”.

Peligro para invidentes

Por otra parte, el PSPV ha recordado que existen varios pasos para invidentes que resultan “trampas peligrosas” para su integridad física ya que la acera indica que hay un paso de peatones que, en realidad, no está hecho ni señalizado.

Así, un invidente puede llegar a ese punto y cruzar la calzada convencido de que hay un paso de peatones y que los vehículos lo saben, “pero ni existe el paso de peatones debidamente señalizado ni ninguna señal que se lo haga saber a los vehículos que por allí pasan todos los días”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here