La exhumación confirma que los restos de los ediles de Aldaia fusilados ya no están en la fosa de Torrent

0
92

Familiares de víctimas del franquismo han asegurado este miércoles que no han encontrado restos de sus allegados en las fosas comunes donde fueron enterrados, tras la exhumación que se ha llevado a cabo en el cementerio de Torrent (Valencia).
El coordinador del Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica de la Fundació Societat i Progrés, Matías Alonso, ha comparecido en rueda de prensa, acompañado de tres familiares de víctimas del franquismo, vecinos de Aldaia, que fueron fusilados en 1939.

En concreto, en el acto han intervenido la nieta del entonces alcalde republicano de Aldaia José Martínez Lluna; el sobrino de un secretario de juzgado Manuel Sanz; y el hijo del que fue segundo alcalde del municipio y delegado de UGT regional, Salvador Vilanova.

Los familiares solicitaron ayuda al Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica, que inició los trámites para la exhumación de la que ya ha concluido el trabajo de campo, pero “sin éxito”, ya que “no han aparecido los restos de personas que estuvieron allí”, ha asegurado Matías Alonso.

A su juicio, se trata de “un caso triste”, puesto que “no han aparecido los restos que los familiares llevan 70 años buscando” y ha denunciado que, durante los años del franquismo, fue una “práctica generalizada matar a personas y practicar un desprecio a sus restos y a sus memorias”.

Para el coordinador del Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica, “este caso tiene que servir de aviso” y ha advertido a otras personas de los diferentes puntos de España de que, quizá, “han estado honrando unos restos que no eran de sus familiares”.

Alonso ha hecho hincapié en que el “único delito” de los fusilados fue “tener una ideología, pensar de una manera determinada y que el final de la guerra les pilló ocupando alcaldías y otros cargos para que sus pueblos funcionaran”. En su opinión, la “asignatura pendiente” de la democracia española es la memoria histórica.

Tres filas de cuerpos

Por su parte, el sobrino de Manuel Sanz, Vicent Sanz, ha explicado que han detectado la existencia de “tres filas de enterramientos” –unos cuerpos encima de los otros–, que pertenecen a personas muertas después del año 1939. Además, “ninguno de los huesos tiene heridas de bala”, ha indicado.

Asimismo, Vicent Sanz ha explicado que en 1955 su familia pidió la exhumación de su tío del cementerio de Torrente y se entregaron unos restos que fueron enterrados en el camposanto de Aldaia.

Por el momento, están a la espera de conocer los resultados de la prueba de AND, pero, en principio, los análisis que se han realizado “no son muy esperanzadores” y ponen de manifiesto la posibilidad de que esos restos no pertenezcan a su tío y que, de hecho, sean de varias personas, puesto que, por ejemplo, aparecen algunos huesos por duplicado.

Vicent Sanz ha agradecido la colaboración del Arzobispado de Valencia, así como de la Parroquia de la Asunción de Torrente –de la que depende el cementerio del municipio–, y del Ayuntamiento de Aldaia.

Por su parte, la nieta del que fue alcalde republicano ha lamentado que “se aplicó la ley de rebelión que era militar a civiles” y ha asegurado que los familiares que quienes murieron “sufrieron mucho”.

Por otro lado, el hijo de quien fue teniente de alcalde de Aldaia y delegado de UGT regional ha denunciado que la Junta Rectora de la parroquia de Torrente “no ha querido decirnos exactamente dónde pueden estar” los cuerpos de sus familiares a pesar de que, según ha asegurado, lo saben.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here