Quantcast

La empresa de L’Eliana Falomir Juegos cumple 70 años

La empresa valenciana del sector de juguete, Falomir Juegos, ha presentado a los medios de comunicación la campaña que, con motivo del 70 aniversario de su fundación, va a llevar a cabo bajo el lema ‘Patrocinadores de las grandes celebraciones’. La presentación ha tenido lugar en un desayuno de trabajo que la empresa ubicada en L’Eliana ha ofrecido en una sala del Hotel Inglés, en pleno corazón de la ciudad de Valencia.

Así, los hermanos Falomir, tercera generación de una empresa familiar que fundó su abuelo, han expresado su deseo de celebrar el juego y la diversión a través del ‘claim‘ o mensaje central de su campaña. El 70 aniversario de una empresa que nació, allá por 1945, siendo un taller alojado en un bajo del barrio de Torrefiel, en la capital del Turia, en el que se fabricaban juguetes para un mercado mucho más restringido, prácticamente a nivel local, y en el que el protagonismo vino de la mano de unas “cajitas de carpintero” que, a modo y manera de las cajas de herramientas de un carpintero real, hacían ya las delicias de los infantes de la posguerra en cuya cabeza imprimían, como en una hoja en blanco, las ansias de construir un país entonces en ruínas por la reciente guerra civil.

falomir-04

En tales difíciles circunstancias, la segunda generación familiar fue la que hizo crecer la empresa y, en la década de los 70, emprendieron el siempre arriesgado rumbo de la innovación, en su caso centrado en los nuevos materiales de la época, caso del plástico inyectado, con el que juegos como el parchís o el dominó, los arcos con flechas, los dardos, etc., fueron empujando a Falomir hacia el éxito.

Tanto es así que mediados los 80′, se comenzó a hacer necesario volver a crecer y en efecto, en 1989 la empresa pasó a ubicarse en una nave del polígono industrial de L’Eliana, donde ahora se realiza el ensamblaje de todos los juguetes que Falomir comercializa. No fabricamos, sólo ensamblamos. Mi padre siempre confió en fabricantes de confianza que nos sirvieran los moldes y la impresión, y esa tendencia se mantiene”, nos cuentan.

El punto álgido de la expansión y crecimiento de Falomir vino justo en el paso del siglo XX al XXI, “entre 2000 y 2005”, señalan los hermanos Falomir, “con el salto a la exportación a países fundamentalmente de habla hispana. Ése fue el momento de máximo apogeo de la empresa”. Siempre sin perder de vista, eso sí, la inequívoca impronta de una empresa familiar como sigue siendo hoy en día. “Somos 25 trabajadores de los cuales, al menos 10 pertenecen a la familia, y el que menos, lleva trabajando diez años para nosotros”, afirman orgullosos.

falomir-03

Y no es una pose. Falomir es 100% capital valenciano, y más concretamente, de la familia. Una empresa familiar que ha sobrevivido no solo a dos cambios generacionales en su gestión sino a las acometidas de la crisis y a las absorciones a manos de las grandes compañías del sector.

“La entrada en el euro fue un momento difícil para nosotros”, afirman sin miedo a descubrir las ‘entrañas’ de su trayectoria empresarial. Las dificultades marcadas por el cambio de divisa por ejemplo con México golpeó con dureza en la línea de flotación del mercado internacional de Falomir, que hasta entonces no hacía sino subir.

falomir-01La consabida crisis tampoco llegó en el mejor momento para la empresa pero una línea de gestión marcada por la prudencia permitió a Falomir salvar la situación con algo más que dignidad. “Pudimos crecer justo antes de la crisis, pero preferimos nadar y guardar la ropa” y gracias a esa decisión la empresa ha aguantado bien los envites de un auténtico tsunami financiero que se ha llevado por delante a muchas empresas del sector juguetero valenciano, como de muchos otros sectores. Algo a lo que los hermanos Falomir no son ajenos. “Comenzamos el año con cierta preocupación por las ventas, pero se ha ido recuperando hasta llegar a septiembre con más facturación que el mismo periodo del año anterior.

Falomir combina el juego tradicional que ha caracterizado siempre a la firma valenciana con la incorporación al mercado español de otros que previamente han funcionado bien en mercados de otros países y se muestran con buenas posibilidades de penetración en España, completando así un catálogo de más de 100 referencias surgidas de la combinación del juguete tradicional que, en palabras de Falomir, está recuperando su mercado en detrimento de las consolas y las tablets, y el moderno.

Entre enero y noviembre de este año, Falomir ha vendido 520.000 unidades, abriendo el mercado -hasta un 5% de su facturación total, que en 2014 pasó de los 3 millones de euros y se prevé que 2015 supere la cifra- en países como Bolivia, Guatemala, República Dominicana, Panamá, Uruguay o Argentina. ” Es muy difícil entrar, pero el cliente que nos acepta, se queda muy contento porque vende todo lo que Falomir le sirve”, nos cuentan. Así pues, se trata de un mercado que, aunque cuenta con fuertes barreras de entrada, termina siendo muy fiel.

“Esperamos que esta campaña navideña acabe de confirmar un mejor año que en 2014”, señalan. Y es que la campaña que ahora comienza, en el sector del juguete supone hasta un 75% de la facturación total del año. “Es un sector muy estacionalizado”, concluyen, aunque Falomir ha conseguido rebajar esta influencia de la campaña navideña en la facturación hasta “un 50 por ciento”. Precisamente es la desestacionalización, afirman, su horizonte de futuro, “ya que ahora nos jugamos gran parte del año en estos dos o tres meses”.

Una tendencia que, ante las preguntas de los periodistas, sí han observado desde su propia experfiencia los jugueteros valencianos, es la vuelta a España de la producción industrial. “Ahora ya no es tan barato producir en China”, señalan, confirmando que el aumento de costes de producción en China ha permitido que se vuelva a los proveedores españoles. Falomir sí ha notado esta tendencia macroeconómica y, de hecho, el 60% de las piezas y moldes que utilizan son fabricados en Valencia.

falomir-02

En el apartado de las cifras, los Falomir han desgranado su mercado entre las jugueterías puras y duras (40% del total de facturación), las grandes cuentas (35%), los hipermercados (15%) y la producción de marca blanca (que apenas supone un 5% de la producción).

Su producto más vendido fue ‘Password’ basado en el concurso televisivo del mismo nombre, del que Falomir vendió 200.000 unidades. Todo un hito para el mercado, que vio cómo una empresa familiar se colocaba al frente del ranking. “Después las grandes firmas nos vieron ahí arriba y ahora las licencias están por las nubes”.

Siguiendo su tendencia hacia la desestacionalización que les permita no depender en tanta medida de la campaña navideña -“Este año Star Wars se lo come todo”, nos comentan-, Falomir dirige sus pasos hacia líneas de juegos y juguetes al aire libre, con clara vocación medioambiental que, además de cumplir una función ciertamente social, contribuya a su objetivo corporativo en este sentido. Así, a principios de 2015 juguetes como el simple cubo de playa y otros de similar naturaleza tuvieron un buen comportamiento y entre los clientes, los hipermercados también se han revelado como un segmento muy positivo para la comercialización ‘permanente’, esto es, desvinculado de todo componente estacional.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *