La Diputación financia 38 obras sostenibles por valor de 750.000 en los 9 municipios de l’Horta de menos de 5.000 habitantes

0
676

La segunda fase del Plan de Inversiones Financieramente Sostenibles (PIFS) de la Diputación de Valencia destinará más de 12 millones de euros a un total de 676 actuaciones en los 187 municipios de menos de 5.000 habitantes de la provincia. En la comarca de l’Horta serán nueve las localidades beneficiadas (Albalat dels Sorells, Albuixech, Alfara del Patriarca, Bonrepòs i Mirambell, Emperador, Massalfassar, Vinalesa, Beniparrell y Llocnou de la Corona) que recibirán un total de 747.750 euros para financiar 38 obras sostenibles.

La inversión proviene del remanente de 2015 y permitirá, “en lugar de aumentar las ganancias de los bancos, crear o mantener alrededor de un millar de puestos de trabajo en las comarcas valencianas”, según ha explicado el presidente Jorge Rodríguez.

Las actuaciones se van a desarrollar, sobre todo, en edificios municipales, instalaciones deportivas, calles y plazas, en la red de alumbrado público y el sistema de agua potable de los municipios. Cada consistorio ha analizado la situación más urgente y que más beneficios va a aportar en la vida de sus vecinos, para decidir en qué proyectos concretos se invierten las ayudas de la Diputación.

Solo Massalfassar y Beniparrell han destinado todo el importe a una única actuación. En el caso de Massalfassar, se destinarán 83.976 euros para la rehabilitación de un local polivalente municipal mientras que Beniparrell invertirá 76.405 euros en la reurbanización de la plaza del Grupo Barón.

El presidente de la Diputación ha destacado “el éxito de la primera fase del PIFS” y ha asegurado que esta nueva edición de ayudas también se ha hecho siguiendo los objetivos que se marcaron en su momento: “que el dinero se invierta pensando en las personas y no en los bancos, que las adjudicaciones se hagan mediante criterios objetivos y respetando la autonomía de los alcaldes, y que las obras sean sostenibles”.

La principal característica del PIFS, un plan propuesto por Rodríguez para invertir el remanente que dejó el anterior equipo de gobierno, que dejó de gestionar 72 millones de euros, es ayudar a los municipios a financiar actuaciones que los propios alcaldes han identificado como necesarias y que no impliquen sobrecostes en mantenimiento y conservación a los que los consistorios no puedan hacer frente después.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here