La crisis trunca las perspectivas de recuperación económica al impedir reducir el “déficit crónico” municipal

0
57

Un informe de fiscalización al Ayuntamiento de Paiporta del ejercicio de 2003 elaborado por la Sindicatura de Cuentas ya advirtió al Consistorio de que debía tomar medidas para sanear sus situación económica y financiera. A pesar de las actuaciones llevadas a cabo, el ayuntamiento paiportino ha sufrido las consecuencias de la crisis económica que ha convertido en “insuficientes” las medidas adoptadas, según refleja la Sindicatura en el informe de seguimiento de sus recomendaciones que ha hecho público recientemente.
Tras estudiar las medidas tomadas por el Gobierno local, la Sindicatura considera que son “insuficientes” para hacer frente a su situación económica y apunta que Paiporta continúa con un “déficit crónico” y recurriendo a expedientes de reconocimiento extrajudicial de créditos.

El alcalde del municipio, Vicente Ibor, ha asegurado que este informe es una herramienta “positiva y necesaria” para el buen funcionamiento de los ayuntamientos y, por ello, el equipo de Gobierno va a seguir trabajando en intensificar y mejorar las medidas para que la recuperación económica sea visible cuanto antes. Sin embargo, advierte de que el problema de Paiporta es un “déficit crónico” alimentado desde hace años y que el actual Gobierno local heredó de la anterior legislatura.

Las recomendaciones se han atendido, las medidas se han aplicado, pero la crisis ha truncado las perspectivas de recuperación económica pues Paiporta, como la gran mayoría de municipios, ha sufrido una caída imprevisible y significativa de los ingresos que debía percibir debida, sobretodo, al freno de la construcción. En ese sentido, Ibor es optimista: “si la situación económica nos hubiera acompañado, con las medidas tomadas ya hubiéramos saneado nuestras cuentas”. Y añade: “aunque si mantenemos este ritmo, en pocos años veremos los resultados”.

Así, explica que el Consistorio ha resuelto la herencia de casi 5 millones de euros de remanente negativo de tesorería con negociaciones puntuales con los grandes acreedores del municipio y con la elaboración de unos presupuestos “muy realistas”. Precisamente, esta última era una de las recomendaciones que la Sindicatura de Cuentas realizó tras fiscalizar el ejercicio de 2003.

Mala situación financiera

La peor consideración realizada por la Sindicatura en el informe de seguimiento ha recaído en las recomendaciones sobre la situación financiera. En general, la entidad recomendó al Ayuntamiento en 2003 efectuar las estimaciones de gastos e ingresos con “criterios realistas y en base a la ejecución del presupuesto del ejercicio anterior” con el fin de que “los créditos sean suficientes para atender las obligaciones que es razonable comprometer en el ejercicio”.

Sobre esa base, el Ayuntamiento ha tomado una serie de medidas que, aunque van en la línea planteada por la Sindicatura, resultan, a su juicio, insuficientes. Entre ellas, el Consistorio ha acometido un Plan de Saneamiento consistente en establecer una ejecución del gasto en términos de austeridad, un plan de tesorería, incrementar los ingresos y controlar el gasto y reducir el pendiente de cobro de ejercicios anteriores.

A ese respecto, el citado informe considera que “se echa en falta que […] no se concretasen cuantitativamente los objetivos a conseguir, así como el plazo en que estos se podían cumplir” pues “hubiese servido para que la comisión de seguimiento del plan que se creó al efecto hubiese podido valorar adecuadamente el cumplimiento de sus objetivos”.

El resto de medidas asumidas para responder a esa primera recomendación ya se han aplicado pero también han sido tildadas de “insuficientes” por la Sindicatura. Se trata de una supresión, en los presupuestos de 2007 y 2008, de los ingresos procedentes de subvenciones o préstamos no concertados; la eliminación dentro de los presupuestos de créditos correspondientes a ejercicios pasados y la creación de presupuestos descentralizados.

Todo ello no ha servido, sin embargo, para hacer frente a la situación económica del Ayuntamiento que, según el informe, publicado en marzo de 2009 y elaborado tras el trabajo de campo iniciado en mayo de 2008 y tras atender las alegaciones del Consistorio sobre el borrador presentadas en noviembre del mismo año, sigue estando caracterizada por “circunstancias similares al ejercicio fiscalizado – 2003 -, esto es, un déficit crónico y la práctica de aprobar expedientes de reconocimiento extrajudicial de créditos”.

En ese sentido, Ibor ha señalado que el Ayuntamiento va a pedir a la Sindicatura de Cuentas asesoramiento para mejorar e, incluso, tomar nuevas medidas que consigan sanear las cuentas municipales.

Buena nota en gestión de personal y de ingresos

El informe recoge, sin embargo, su valoración de las soluciones previstas por el Ayuntamiento para cumplir las recomendaciones en materia de gestión de personal y expedientes y en gestión de ingresos.

Las propuestas de la Sindicatura sobre personal pasaban por mejorar la formación de los funcionarios asignados a los servicios económicos para que puedan hacer frente a cualquier tarea del departamento. Para ello, Paiporta ha llevado a cabo medidas como la rotación del personal de intervención y la realización de un curso de contabilidad.

En cuanto a la contabilidad, en 2003 se recomendó al Ayuntamiento potenciar el control interno para mejorar la fiabilidad por lo que se planteó atribuir las funciones de cajero a otra persona distinta de la recaudadora de la entidad para que esta pudiera priorizar las funciones ejecutivas. Además de ello, el Consistorio ha incrementado el personal de esta área.

Aun así, la Sindicatura alerta de que la siguen existiendo algunas deficiencias en la contabilidad que no han sido corregidas como las diferencias entre el área de recaudación y el de contabilidad. Además, advierte de que la flata de un inventario de bienes supone una “debilidad” de control interno en l oque se refiere a la protección de los bienes.

Nuevas recomendaciones

Además de mantener la mayoría de las recomendaciones que ya hizo en 2003, la Sindicatura ha propuesto al Ayuntamiento que realice un esfuerzo para elaborar en tiempo y forma el presupuesto, su liquidación y la Cuenta General. Como ejemplo, el informe cita que el presupuesto de 2008 se aprobó en abril de ese mismo año, cuando ya tenía que haber entrado en vigor.

Asimismo, recomienda continuar potenciando el control interno, tanto en lo que se refiere a la protección de los bienes como al control del gasto.
© Celia Dubal

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here