La compra de acciones de BBVA se dispara tras presentar resultados

Las acciones de la entidad financiera española BBVA, subían tras anunciar el 29 de julio los resultados correspondientes al segundo trimestre del 2.016, para completar de esta manera los números referentes al primer semestre del presente.

Los inversores decidían en un primer momento comprar acciones de BBVA tras conocer que entre enero y junio habría obtenido un beneficio neto de 1.832 millones de euros. Esto supone un 33,6% menos que en el ejercicio del año anterior, y se habría visto dañado principalmente por el efecto adverso de los tipos de cambio de divisas en los países emergentes en los que opera, y aludiendo a su vez a una comparativa desfavorable en extraordinarios por la ausencia de operaciones corporativas.

No obstante, el beneficio neto de la entidad bancaria española habría superado las expectativas de mercado, en la que los principales analistas apuntaban a un beneficio de unos 1.650 millones de euros. En el informe podemos observar que el margen de intereses en BBVA habría aumentado un 11,2% hasta los 8.365 millones de euros, superando los 8.355 millones que marcaba la previsión.

En este sentido, las acciones de BBVA se disparaban poco después de la publicación de resultados hasta alcanzar los 5,28 euros por título, marcando un avance superior al 3% durante la sesión. No obstante, tras la publicación de los resultados del test de estrés realizado a la banca europea días después, sus títulos caían con fuerza en conjunto con las acciones del resto de entidades europeas.

Las acciones de BBVA caían al soporte tras conocerse el resultado de los test de estrés

Tanto BBVA como el resto de la banca europea superaban este test de estrés, a excepción de la entidad italiana Monte dei Paschi, que no conseguía superar esta prueba tal y como esperaba el mercado. La banca española conseguía superar este test a duras penas en el caso del Banco Popular, y registrando Bankia el mejor resultado de las entidades que cotizan en el Ibex 35.

Sin embargo y a pesar de las declaraciones que realizaba Annika Breidhardt, portavoz de Asuntos Económicos y Financieros de la Comisión Europea, “las pruebas de estrés de 2016 publicadas por la EBA confirman globalmente que los bancos muestran cada vez más resiliencia. La Comisión concede gran importancia a las pruebas de estrés como instrumento para evaluar la salud del sistema bancario y construir confianza en un sistema financiero sólido”. Los inversores en vez de optar por comprar acciones de las entidades bancarias, hacían moverse a la baja las cotizaciones de las entidades bancarias, que en el caso de BBVA se acercaba a la primera zona de soporte lineal en el entorno de los 4,80 euros.

Esta visita al zonal de soporte de BBVA podría despertar de nuevo el interés de los inversores de medio plazo que podrían optar por comprar acciones de la entidad, para así incluirla en cartera en su búsqueda de una rentabilidad en el medio plazo, confiando en el escenario de que los títulos de BBVA volvieran a moverse al alza sin perder los mínimos anuales en el zonal de los 4,50 euros por título de la entidad azul cotizada en el Ibex 35.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *