La cárcel de Picassent registra 691 incidentes graves o muy graves durante 2008

0
55

La cárcel de Picassent registró 691 incidentes graves o muy graves durante 2008, según ha informado el sindicato Acaip en un comunicado en el que recogen los datos de Instituciones Penitenciarias para el año pasado.
Acaip explica que esas cifras solo hacen referencia a los incidentes más graves, pero si se tiene en cuenta los de menor trascendencia la cifra aumenta a más de 2.000.

Entre los incidentes graves o muy graves a funcionarios se encuentran tres secuestros (en tres módulos diferentes), una lesión grave por agresión, trece lesiones leves por el mismo concepto, 26 agresiones sin lesiones, 190 amenazas y coacción y 37 actos de resistencia activa a órdenes.

Además, se produjeron once lesiones leves a personal no penitenciario y 73 amenazas y coacción al mismo personal, una evasión en sección abierta, un intento de evasión del centro, un plante y un fallecimiento por agresión entre presos.

También entre internos se registró una lesión muy grave por agresión, otra grave, 179 leves, cien agresiones sin lesiones, 73 amenazas y coacciones y dos autolesiones muy graves y otra grave.

Respecto al equipo material, se contabilizaron 25 actos de inutilización grave de mobiliario, seis en dependencias, dos en material electrónico y seis de útiles de cama.

El sindicato Acaip denuncia que, según datos oficiales del Ministerio del Interior, la prisión de Picassent es el centro penitenciario del país en el que más “pinchos” se incautan, con una media sostenida en los últimos años de casi 200 por año.

También ocupa las primeras posiciones en cuanto a incautaciones de sustancias tóxicas. En el primer trimestre de 2008 se intervinieron 94, 51 gramos de hachís, 75 unidades de benzodiazepinas, un litro de alcohol y otras 22 sustancias más que se remitieron para ser analizadas.

Según el sindicato, estas cifras ponen de manifiesto que la prisión de Valencia es “uno de los centros penitenciarios más conflictivos del país” y, a pesar de ello, “en lugar de mantener un clima agradable de trabajo, han modificado criterios a la hora de concesión de permisos o vacaciones que dificultan la conciliación de la vida laboral y familiar”.

Esos cambios suponen para los funcionarios una “inseguridad jurídica” pues “no saben cuál será el criterio a aplicar en cada momento” y pueden conllevar, según Acaip, una petición de traslado por parte de “un gran número de funcionarios”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here