La auditoría realizada por Aldaia a la empresa gestora de Deportes detecta un desfase de 60.000 euros y otras irregularidades

0
34

La auditoría que se ha realizado a la empresa gestora de deportes encargada por el actual equipo de Gobierno ha permitido descubrir diversas irregularidades, entre ellas un desfase de 60.000 euros, según explicaron ayer fuentes del actual equipo municipal.
A tenor de estas irregularidades, el Ayuntamiento de Aldaia ha concedido a las partes un plazo de 10 días para presentar alegaciones y documentos al respecto para poder dilucidar a que obedece esta diferencia.

Además, el Equipo de Gobierno está estudiando la aportación de información de la técnico de Deportes, que acudió a la audiencia solicitada sin poner ningún tipo de reparo. Esta funcionaria señaló que en 2008 ya realizó un informe donde ponía de relieve las deficiencias de este contrato y que facilitó al anterior Gobierno socialista. Ante estas afirmaciones, el actual Equipo de Gobierno va a solicitar que se le facilite este documento para comprobar que advertencias se realizaban y si se tuvieron en cuenta o no, por parte de los socialistas.

Respecto al resto de personas a las que se les solicitó audiencia, es decir, la ex alcaldesa Empar Navarro, y los ediles, Amparo Folgado y José Martinez Luna, se ampararon en pretextos legales, eludiendo su deber de colaboración con el actual Gobierno municipal.

Del resultado de la auditoria realizada a la empresa gestora de los servicios deportivos se desprende que en su programa informático la empresa indica unos ingresos que no cuadran con la cantidad realmente ingresada en la cuenta corriente del Consistorio. De este modo, hay un diferencia entre ambas cifras, que superan lo 60.000 euros. En concreto, en 2010 hay un desfase de 67.505, 03 euros, y a 30 de septiembre de 2011, el desfase es de 52.973, 23 euros. Una diferencia significativa entre lo que la aplicación informática de empresa señala y lo realmente ingresado en la cuenta del Ayuntamiento.

En otras irregularidades cometidas la empresa gestora no ha cumplido con su obligación contractual de emitir informes relativos a los ingresos y a los cuadres de caja.

De igual modo, el pliego de condiciones indica claramente que “no procederá revisión de precios como tampoco será de recibo el devengo de cantidad adicional alguna a los pagos estipulados”, lo cual se ha incumplido porque las tarifas aplicadas han sido objeto de actualización en función del IPC, contraviniendo el acuerdo.

Además, los tres contratos adjudicados a la empresa encargada de la gestión deportiva están caducados desde febrero de 2011. Es más, se han venido presentando una serie de servicios extraordinarios por diferentes conceptos desde 2008, que no se encuentran respaldados por ningún contrato o autorización alguna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here