La Asociación Amics de Sant Roc restaura el camarín de la patrona de Burjassot

camarín patrona burjassotLa asociación Amics de Sant Roc ha realizado, durante el pasado otoño de 2015, la restauración del denominado camarín donde reside la imagen de la Patrona, la Virgen de la Cabeza. Dicho camarín se encuentra ubicado en el tras-altar de la Ermita de San Roque. Los trabajos de restauración han sido posibles gracias al programa de subvenciones de cultura del Instituto Municipal de Cultura y Juventud de Burjassot (IMCJB), al que optó la propia asociación, junto a la colaboración de los socios de la entidad.

Así, se han llevado a cabo diferentes actuaciones sobre el habitáculo, atendiendo al criterio fundamental de conservación al máximo de los elementos existentes y su integración en el conjunto del interior de la ermita. En particular, se han masillado y sellado las grietas del techo e igualado las imperfecciones en las molduras y paredes.

Asimismo, se ha saneado la ventana y la pared que la circunda, masillada y barnizada la madera y sustituidos los cristales discordantes y el que estaba roto. Se han añadido, como remate a unos ángulos desangelados, unas molduras de escayola semejantes a la original y una del mismo modelo en curva sobre el nicho de la Virgen. También se ha pintado por completo en blanco, acorde al interior de la ermita, ya que este espacio es parte original de la misma y entonado con el resto el color de la moldura. Se han pintado las franjas de color ocre, tal cual figuran en toda la nave central. Se ha colocado una iluminación indirecta en la estancia y unos puntos de luz en las dos escaleras de acceso y bajada.

El diseño y el espacio del camarín tienen su origen en 1928. Tras las solemnidades de la Proclamación Pontifica de Patrona y su coronación, surge una iniciativa impulsada por el Obispo Muñoz Izquierdo y respaldada por el pueblo y se construye un nuevo altar para la Virgen de la Cabeza, sustituyendo al supuestamente original. Para este nuevo altar, se eligió un diseño barroco y se separó unos metros del muro, de tal manera que se ganó por detrás un espacio al que, por unos escalones acaracolados, se accedía a la hornacina con puerta trasera donde se albergaba la imagen de la Virgen. Este espacio toma el nombre de camarín.

Tras su completa destrucción en 1936, en 1940 se levanta un nuevo altar de elementos de escayola, con una nueva hornacina, respetando la idea del camarín. Se construyen de nuevo los escalones de acceso y se adecua la ventana. El altar se decora en 1943. Aunque la parte trasera, el camarín, queda solamente blanqueado, su suelo y  escalones se cubren con mármol blanco al igual que el piso del altar sobre el presbiterio. En 1965 se colocan unas cancelas con cristalera en las entradas y salida al mismo y en 1985, en el rellano, detrás de estas cancelas, se colocan dos puertas metálicas con la idea de aumentar la seguridad para la imagen de la Virgen.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *