La ampliación del CP Joan Fuster se extenderá sobre parte del monumento protegido de Els Arcs

0
54

El monumento protegido de Els Arcs de Manises deberá compartir su espacio con las nuevas pistas deportivas del colegio público Joan Fuster y es que la ampliación que necesita el centro se realizará sobre una de las parcelas que forman parte del conjunto declarado Bien de Interés Cultural por la Generalitat en 2006.
De momento, la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Conselleria de Cultura y Deporte ya ha emitido un informe favorable a la incoación del expediente de modificación del decreto que regula la protección del acueducto para permitir la ampliación del colegio y compartir el uso cultural del monumento con el educativo solicitada por el Ayuntamiento de Manises el pasado 10 de marzo.

Según los técnicos de la Conselleria con la modificación se satisfacen las demandas educativas del municipio de una manera compatible con los valores culturales del ámbito. Pero la cesión de parte del monumento para ampliar el colegio con pistas deportivas, gimnasio y vestuarios no es gratuita y es que las obras deberán respetar la armonía del conjunto histórico.

Así, las nuevas instalaciones deberán mantenerse libres de edificación por encima de las cotas de rasantes y la estructuración por niveles deberá de materializarse con muros o taludes servidos por rampas o escalera integradas y flanqueados de arbolado frutal o asimilable.

Además, las obras no podrán interrumpir el actual campo de apertura visual respecto del viaducto en el frente oriental. Por otra parte, el cerramiento verjado de las nuevas instalaciones educativas deberá responder, según la nueva versión del decreto, “al cuidado diseño y calidad constructiva y material que su proximidad al monumento imponen”.

En ese sentido, deberá garantizar la mayor transparencia posible con el fin de impedir distorsiones en la percepción del paisaje e interposiciones visuales en la observación del monumento. También deberá evitarse la construcción de viales de tráfico rodado mientras que la vegetación deberá corresponder a un paraje en el que confluyen el uso agrícola de regadío y el marco físico y paisajístico de un barranco natural.

En definitiva, la nueva redacción del decreto de protección de Els Arcs establece que las obras, en su conjunto, “responderán a un diseño armonizador” al tiempo que establece que se ejecutarán con materiales “cuya implantación resulte impropia o ajena a las componentes ambientales del lugar”. © Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here