La alcaldesa de Picassent, dispuesta a impugnar los presupuestos de la Emshi si no incluyen los dos millones que debe al Ayuntamiento

El Tribunal Superior de Justicia ha condenado a la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) a abonar 2 millones de euros al Ayuntamiento de Picassent en concepto del canon comprometido con el municipio por ubicar allí una de sus plantas potabilizadoras. Una compensación que se estaba pagando desde 2006 y que en 2011 se eliminó con la oposición de Manises y Picassent. Ahora, el tribunal ha condenado a la Emshi a abonar el canon de estos cuatro años al considerar que no debía haberse suspendido.

planta potabilizadora picassent emshiLa alcaldesa del municipio, Conxa García, ha afirmado en una entrevista concedida a Radio l’Om que, aún hoy, días después de hacerse pública la sentencia, nadie de la Emshi se ha puesto en contacto con el Gobierno de Picassent. “Sólo sabemos lo publicado en prensa en la que siguen negándose a pagar”, ha dicho García, quien ha advertido de que impugnará los presupuestos de la entidad del próximo año si en ellos no se contempla la partida para pagar esos 2 millones de euros.

“La Emshi tiene un plazo de dos o tres meses para realizar las modificaciones presupuestarias necesarias para conseguir los dos millones de euros y, si no fuera posible, la ley le obliga a reservar ese dinero en los próximos presupuestos”, ha explicado la alcaldesa. “De no hacerlo, estaría incumpliendo una sentencia firme”, señala García, quien insiste en que el Ayuntamiento podría impugnar esos presupuestos si no se contemplaran los dos millones de euros, todo el aras de defender los derechos de los vecinos pues, como ha explicado la alcaldesa, ese ha sido siempre el objetivo de esta ‘guerra legal’ en la que el Consistorio ha dado todos los pasos administrativos primero y judiciales después para defender lo que consideraban justo.

La planta potabilizadora es una instalación que está exenta hasta de solicitar licencias municipales para realizar obras de ampliación o cualquier otra cuestión y para la alcaldesa, eso debe suponer una compensación para la localidad. Ese canon que la Emshi pagaba desde 2006, de unos 500.000 euros al año, servía para realizar inversiones o proyectos destinados a mejorar la calidad de vida de los vecinos.

Cuando el pleno de la Emshi, en diciembre de 2011, decidió eliminar ese canon, dejó al Ayuntamiento de Picassent con unos presupuestos recién aprobados (en el mes de diciembre) que contemplaban esos 500.000 euros y que obligaron a modificar las cuentas municipales. En ese momento, la entidad metropolitana contemplaba algún tipo de compensación para los ayuntamientos que ya no iban a recibir ese canon pero esa compensación no llegó nunca, según la alcaldesa, quien insiste en que, ni tan siquiera se han puesto en contacto con el Consistorio desde la Emshi.

Por el momento, tampoco saben cómo ni cuándo podrán recibir los dos millones y García ha insistido en que será entonces cuando se decida a qué destinarlos, según las necesidades del municipio y respetando siempre el techo de gasto.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *