La alcaldesa de Moncada se someterá a una cuestión de confianza después de que la oposición le tumbe los presupuestos

0
1453

La alcaldesa de Moncada, Amparo Orts, ha decidido someterse a una cuestión de confianza para que la corporación municipal, formada por 21 concejales de siete partidos diferentes, decida si la quiere mantener como primera edil o presenta un candidato y Gobierno alternativo. En caso contrario, ha dicho: “tendrán que dejarme trabajar”.

Orts anunció la medida en el pleno ordinario de ayer tras la votación del segundo punto del día que no era otro que la aprobación del presupuesto de 2017. Por primera vez en toda la legislatura, el tripartito sometía al pleno unos presupuestos elaborados por el nuevo equipo de Gobierno formado tras las elecciones de 2015 (el Ayuntamiento funciona aún con los presupuesto prorrogados de 2014).

Tras no conseguir que ninguno de los grupos de la oposición, que suman dos tercios de los ediles del pleno, diera su apoyo a las cuentas –que recibieron 7 votos a favor y 13 en contra-, la alcaldesa anunció su decisión de someterse a la confianza del plenario “por responsabilidad” y advirtió de que, si no son capaces de formar una propuesta de gobierno alternativa, “tendrán que dejarme trabajar”.

Con una situación económica al borde del abismo, con la necesidad de solicitar rescates económicos y elaborar estrictos planes de ajuste, Moncada presentaba ayer unas cuentas de algo más de 13 millones de euros, “equilibradas, austeras y correctas”, según el concejal de Hacienda, Sebastián Sánchez, quien, además, presumió de haber incluido, por primera vez en la historia del municipio, una parte de presupuestos participativos tras un proceso donde los vecinos han planteados sus necesidades e ideas para mejorar la ciudad.

Los grupos de la oposición, sin valorar exhaustivamente las cuentas, coincidieron en destacar, precisamente, su “falta de confianza” en un Gobierno que, dijeron “no cumple lo que promete” y así se refirieron a acuerdos plenarios por ejecutar o medidas que nunca llegan a hacerse realidad.

El portavoz del PP, Miguel Gallego, centró su intervención en la desconfianza que genera un gobierno “incapaz de llegar a acuerdos con ningún grupo de la oposición, ya sean de izquierdas o de centro derecha” y reiteró que su grupo no se siente responsable de la situación política en la que se encuentra ahora el municipio porque “es una situación generada por el Gobierno”. En ese sentido, recordó que el PP ofreció al PSPV un acuerdo de estabilidad –sin los socios actuales Acord Ciutadà y Guanyem- para sentarse a hablar de los presupuestos. Al no haber aceptado los socialistas, el PP advirtió de que no votaría a favor de las cuentas.

También Compromís tenía exigencias para votar a favor o, al menos, abstenerse en la votación, según explicó en el pleno su portavoz, Cristina Noguera, quien recomendó a la alcaldesa que “hable con quien tenga que hablar porque está muy perdida, o la han dejado muy perdida”. Noguera aseguró que las exigencias de Compromís eran tres y “sencillas”: incrementar la participación, unos presupuestos realmente participativos y una Relación de Puestos de Trabajo (RPT) actualizada. Tampoco con este grupo se pudo llegar a un acuerdo.

Por su parte, el concejal de A.MUN dijo que su grupo votaría en contra de las cuentas porque en ellas no se recogía ninguna propuesta de las más de 40 recogidas por A.MUN en una asamblea ciudadana a principios de año y porque, en definitiva, no contenían ni un atisbo de lo necesario para que los presupuestos fueran una verdadera herramienta del cambio de modelo de gestión del Ayuntamiento: “siguen siendo unas cuentas que responden únicamente a políticas neoliberales”.

Jesús Gimeno, portavoz de Ciudadanos, justificó su voto en contra, también, por una cuestión de confianza en el equipo de Gobierno: “nos da miedo dejar en sus manos 14 millones de euros”. Reiteró y enumeró una serie de acuerdos plenarios que no se han llevado a cabo y otras cuestiones que han provocado que “nadie se fíe” del tripartito.

Al final, 7 votos a favor y 13 en contra –una concejala de A.MUN no pudo asistir al pleno- para rechazar unos presupuestos a los que la alcaldesa socialista ha querido ligar su cargo. Un pleno extraordinario decidirá el futuro del Gobierno municipal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here