Juzgan a dos hombres acusados de asaltar la vivienda de dos ancianos y golpearles y amenazarles

0
26

La sección primera de la Audiencia Provincial de Valencia ha juzgado este martes a dos hombres acusados de asaltar, amenazar y golpear a dos ancianos, de 83 y 87 años, en su vivienda de El Puig. Uno de los procesados ha reconocido los hechos, mientras que el otro los ha negado y ha asegurado que no participó en el asalto.
Los dos acusados, de origen italiano y boliviano, se enfrentan a 10 y 12 años de prisión respectivamente por un delito de robo con violencia y otro delito de lesiones, con la circunstancia agravante de abuso de superioridad y disfraz, tal y como indica el ministerio fiscal en su escrito de calificación provisional. Eleva la pena para uno de ellos por contar con antecedentes penales.

Los hechos tuvieron lugar el 23 de noviembre de 2011, sobre las 16.30 horas, en el chalet de las víctimas, ubicado en la Partida de San Alfredo, en el término municipal de El Puig. Uno de los procesados era vecino del matrimonio mayor, por lo que pudo facilitar información a su cómplice.

Al parecer, ese día se presentó uno de los procesados, a cara descubierta, ante la puerta de la vivienda del matrimonio, y le indicó al anciano que estaba interesado en la compraventa de naranjas, actividad que éste desarrollaba. Seguidamente, durante la negociación, el procesado gritó “negro, negro” y salió por detrás el otro acusado, con la cara cubierta y portando un cuchillo de grandes dimensiones. El hombre iba tapado porque era el vecino y lo conocían.

Los procesados tiraron al anciano al suelo y luego le introdujeron en casa, donde también le dieron patadas. A continuación, le ataron las manos y los pies y le pidieron “la caja” y “el oro”. Llegaron a propinarle también hasta tres cortes en una de las orejas porque el anciano negaba la existencia de cualquier caja.

El anciano ha relatado durante la vista que no gritó mucho porque su mujer todavía “no se había enterado de nada”. También ha narrado que estuvo a punto de lesionar a uno de los acusados, a quien le cogió de un dedo, pero ha comentado que tampoco lo hizo por miedo a que lesionaran a su esposa.

En ese momento apareció en la habitación la mujer del anciano, que cuando vio la escena preguntó: “¿esto es un atraco?”, según ha relatado su marido durante el juicio. Seguidamente, le entregó a uno de los procesados el dinero, uno 1.000 euros en billetes, y éste cogió las llaves de su coche, ataron a la mujer, y se fueron.

Cuando se marcharon, los ancianos lograron desatarse y llamar a la Policía. El coche sustraído fue recuperado al día siguiente por uno de los procesados, quien le indicó a la víctima –cuando no sabía que había intervenido en el robo– que había encontrado el vehículo en la localidad valenciana de Rafelbunyol.

Como consecuencia de estos hechos, el anciano sufrió un hematoma facial, una herida incisa en el pabellón de la oreja derecha, y fracturas costales de la costilla izquierda. Tardó en curar 30 días, 20 de los cuales estuvo impedido para el desempeño de sus actividades habituales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here