Juan Carlos Gimeno pide que se investigue la gestión de Emarsa desde 1991 “o se dejarán en el tintero pufos importantes”

0
74

El empresario y exedil del PP en los ayuntamientos de Valencia y Paterna, Juan Carlos Gimeno, imputado en el caso Emarsa, ha defendido hoy que se investigue la gestión de la depuradora de Valencia desde 1991 o se dejarán “en el tintero pufos importantes que pueden explicar el resultado final” de la Empresa Metropolitana de Aguas Residuales.
Gimeno fue imputado en el caso hace nueve semanas, después de que el titular del Juzgado de Instrucción número 15 de Valencia estimara la ampliación de la querella interpuesta por la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) en relación con los contratos habidos entre Emarsa y dos sociedades del exedil.

Juan Carlos Gimeno empezó su carrera como concejal de Alianza Popular en el Ayuntamiento de Valencia en el año 1983 hasta el año 1991. Justamente ese año su partido, ya transformado en Partido Popular, gana las Elecciones Municipales en la capital del Turia y corona a Rita Barberá como alcaldesa. Gimeno es nombrado tras esos comicios concejal en el Ayuntamiento de Paterna por el PP. Su experiencia la abre las puertas de la Diputación de Valencia donde es diputado provincial durante esa legislatura. Su trayectoria política se va diluyendo y en la legislatura 1995-1999 sólo es edil de la oposición en Paterna.

En rueda de prensa, Gimeno ha reivindicado que como responsable de los sistemas de gestión de Emarsa desde 1997 conoce “bastante bien” lo que ha ocurrido allí, y ha aseverado que “todo el mundo” de dentro y de fuera “sabía que las cosas se hacían así porque alguien decía que se hicieran así”.

Preguntado sobre quién era ese “alguien”, ha afirmado que hay “bolsos”, “carteras” y “ordenadores” que todos sabían a quién iban dirigidos, y ha desvelado que “hay por ahí un documento interesante que se va a presentar, donde alguien agradece la recepción de algunos regalos”, si bien sólo ha querido precisar que se trata de un cargo público.

“Tiene que necesariamente salir todo” y entenderse la totalidad de lo ocurrido desde 1991 -cuando el PP llegó al Gobierno municipal de Valencia- hasta 2010, ha dicho Gimeno, quien ha asegurado que “queda mucho lodo por salir” y ha considerado que Emarsa es “la lavadora” con la que se quieren “tapar otras vergüenzas de otros sitios”.

Ha explicado que todos los empleados de Emarsa desde 1991 eran cargos del PP, y que casi todos los proveedores eran militantes o próximos al partido, y ha añadido que “casi 3 millones de euros al año se pagaban para mantener estómagos agradecidos del PP”.

Respecto a su imputación, ha asegurado que se basa en documentación aportada por el Emshi que es “falsa”, por lo que tendrá que responder de ello quien la ha presentado, ya que según ha dicho se han aportado contratos y facturas falsificados, y ha defendido que todos los trabajos de sus empresas fueron realizados y aportados.

Según Gimeno, en 1997 entró en Emarsa sin pasar ningún proceso de selección, y en 2004, tras sufrir un accidente, le ofrecieron el despido y externalizar sus servicios, por lo que en octubre de ese año firmó un contrato con Emarsa por 12 años y 3.500 euros al mes.

Durante siete años, ha dicho, ha prestado sus servicios en Emarsa a través de las empresas Instituto de Empresa del Mediterráneo (para asesorar sobre calidad, medio ambiente y prevención de riesgos laborales), Adecua (consultoría de referencia que implanta sistemas de gestión), Sanitar (para el desarrollo de planes de accesibilidad y de programas informáticos) y Dos Grados (comunicación).

Gimeno ha criticado que la han tomado con él y “el chapapote” ha llegado a “límites desproporcionados” que afectan a su integridad profesional, personal y familiar; ha explicado que está escribiendo un libro sobre la comunicación en tiempos de crisis con el ejemplo de Emarsa, y ha dicho que hoy da estas explicaciones porque el sábado le operan de cáncer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here