Rodríguez: “Queremos crear más planes con más dinero que lleguen a las grandes ciudades y puedan destinarse a gasto corriente”

Jorge Rodríguez llegó hace un año al Palacio de la plaza de Manises desde Ontinyent donde llevaba tiempo gobernando. En un año, aquel político venido de las comarcas centrales, que se comprometió a refundar la Diputación –quizás por eso no se cansa de hablar de la nueva Diputación- y a trabajar por la autonomía municipal de la que es un firme defensor, se ha confirmado como uno de los máximos representantes de la nueva generación de dirigentes del PSPV y pese a que sus socios de gobiernos le dicen cada día que su objetivo es acabar con ella, Rodríguez defiende la existencia de las diputaciones.

Entrevista Jorge Rodríguez foto_Abulaila (10)365 después de su toma de posesión, Hortanoticias ha tenido la oportunidad de charlar y preguntar sobre estos y otros temas pasados, presentes y futuros en esta entrevista con el presidente de la institución provincial.

Pregunta: Acaba de cumplir un año al frente de la Diputación. La pasada semana junto a sus socios de Gobierno celebró una rueda de prensa para, entre otras muchas cosas, hablar de las inversiones realizadas, de los nuevos criterios de adjudicación de los planes provinciales, de la mejora de las relaciones con la Generalitat…

Respuesta: Si tuviera que hacer un resumen rápido del primer año de Gobierno destacaría como principales logros esas líneas que destacas: unas inversiones alejadas del clientelismo y centradas en las necesidades de los municipios, más transparencia y Gobierno abierto, planes de Igualdad, la nueva gestión de los museos y ayudas sociales basadas en la justicia social. Me siento particularmente feliz que se han inyectado en vena 150 millones de euros para reactivar la economía local y que el 90 % de las obras son ejecutadas por pequeñas y medianas empresas, de modo que el dinero que llega a cada pueblo se reinvierta en su economía.

P: La Diputación siempre ha sido la institución que más dinero ha repartido en los municipios. Desde su llegada, como comentó, se han inyectado en vena 150 millones a los municipios bajo dos criterios: igualdad y autonomía. Suponemos que estas seguirán siendo las líneas básicas en su segundo año de mandato

R: Somos unos firmes defensores de la autonomía municipal. Nadie mejor que un alcalde sabe lo que necesita su pueblo. No hace falta planes teledirigidos desde la Diputación. Nosotros solo debemos poner en marcha planes que sea interesante para los municipios como el que vamos a llevar al pleno de la Diputación un Plan de Empleo a través del cual vamos a destinar 2,5 millones de euros para los municipios en base al número de parados que tengan, y que se suma al Plan de Empleo de la Generalitat, con una novedad, es la primera vez que los ayuntamientos no tienen obligación de hacer una aportación económica a ese Plan de Empleo. Todo el mundo deberá cobrar como mínimo el salario mínimo interprofesional y los contratos deberán ser de un mínimo de 6 meses.

Entrevista Jorge Rodríguez foto_Abulaila (8)P: También han anunciado un segundo Plan de Inversiones Financieramente Sostenibles para ayuntamientos más pequeños, ¿en qué consistirá?

R: Desde el primer Plan de Inversiones Financieramente Sostenibles apostamos porque los municipios más pequeños tuvieran una ayuda mínima, en este caso de 50.000 euros, y ya dijimos que en cuanto fuera posible económicamente íbamos a tenerlos en cuenta en una nueva actuación. Este segundo plan cuenta con 12 millones de euros para municipios de menos de 5000 habitantes, con un reparto con un criterio similar, con una parte fija de 30.000 euros si tiene menos de 500 habitantes y de 50.000 euros si tiene más, y una parte variable en función de la población. La intención es que los contratos se hagan antes de este noviembre y se ejecuten las obras antes de octubre de 2017.

P: Hablamos de pequeños municipios pero las grandes ciudades de la provincia de Valencia, pese a que no necesitan tanta ayuda de la Diputación, históricamente siempre se han quedado fuera de esos planes provinciales. Torrent, Gandia, Sagunto, Paterna o la propia ciudad de Valencia van a tener un plan provincial personalizado.

“Estamos preparando un Plan de Obras y Servicios para grandes ciudades que tendrá una consignación presupuestaria de dos millones de euros”

R: La verdad es que las grandes ciudades parecen las grandes olvidadas de la Diputación. Pero no significa que no haya que tenerlas en cuenta. De hecho ya estamos preparando un Plan de Obras y Servicios para grandes ciudades que tendrá una consignación presupuestaria de dos millones de euros para estas 5 grandes ciudades valencianas. El tratamiento será igual. La aportación será igual para las 5, aproximadamente unos 400.000 euros. Y Torrent, Gandia, Sagunto, Paterna o la propia ciudad de Valencia podrá realizar las obras que estimen oportuno con ese dinero de la Diputación. Veo lógico que si estos municipios aportan a la Diputación también se beneficien de los planes provinciales. En muy breve plazo de tiempo se aprobará ese plan personalizado.

P: En la rueda de prensa de balance de legislatura, le pregunté por el déficit que mantiene la Generalitat con la Diputación y me comentó que lo más importante era que la deuda no fuera en aumento pero suponemos que en algún momento deberá reclamar ese dinero.

R: Es cierto. Yo comenté que esa era la principal preocupación. La deuda que actualmente la Generalitat con la Diputación es de algo más de 21 millones de euros. 11 millones es la deuda que mantiene con el Consorcio Provincial de Bomberos y otros 10 con la Diputación. Cuando llegamos la deuda era superior a los 25 millones de euros. Hemos conseguido reducirla y no aumentarla más. Trabajaremos para que siga en esa línea. Sobre todo en el tema del Consorcio de Bomberos porque no parece lógico exigir a los ayuntamientos que paguen sus aportaciones y luego que la Generalitat no lo haga.

P: En el primer año de legislatura han introducido cambios y novedades en los Planes Provinciales, pero también han anunciado que habrá más novedades en próximas convocatorias, ¿en qué consistirán?

R: Existen dos déficits a día de hoy que hay que intentar corregir. Uno de ellos es que muchos alcaldes te preguntan si parte de esas ayudas se pueden destinar a gasto corriente, porque tienen las infraestructuras pero no pueden explotarlas como quisieran porque no pueden pagar al personal o los gastos que se derivan de su uso. No hemos podido conseguir en este primer año que esa demanda de los alcaldes sea posible, pero creo que el año que viene podremos corregirlo a través del Fondo de Cooperación Municipal de la Generalitat Valenciana que se va a poner en marcha.

El segundo déficit es la evaluación de aquello que hacemos, si se cumplen los objetivos. Por ello queremos evaluar criterios y objetivos logrados para ver lo conseguido y mejorar.

Entrevista Jorge Rodríguez foto_Abulaila (12)P: En el balance del primer año, tanto Compromís como Esquerra Unida y València en Comú mantuvieron el mensaje de que las diputaciones deben dejar de existir. Después de un año como presidente, ¿ve más o menos futuro a las diputaciones?

R: No hay que confundir el vehículo con el conductor. Aquí ha pasado eso en algunos momentos, que se ha confundido el vehículo, que es la Diputación, con el conductor, que eran sus dirigentes. Nosotros siempre hemos apostado porque sean útiles y, además, la desaparición de las diputaciones pasa por una reforma constitucional que hoy por hoy parece bastante complicada cuando ni siquiera son capaces de formar gobierno.

Lo que siempre me ha preocupado es que los servicios que presta la Diputación son esenciales, especialmente para los municipios más pequeños, y sin la ayuda y la labor de la Diputación esos municipios acabarían desapareciendo. Eso es lo trascendente. Que se sigan prestando esos servicios es lo trascendente, si los tiene que prestar un organismo que se llame Diputación, Generalitat u otro es algo secundario. Lo que sí tengo claro es que hoy por hoy la Diputación es imprescindible, especialmente, en las zonas más rurales y con municipios más pequeños.

P: Ahondando en esto, el modelo por el que apuestan partidos como Compromís es dar mayor protagonismo administrativo a las comarcas, a las Mancomunidades, en detrimento de la Diputación. Un modelo que usted, en una entrevista hace unos días, no veía factible.

R: Tengo mis dudas sobre ese modelo de Mancomunidades. La realidad de nuestro territorio es que hay zonas donde sí existe un sentimiento comarcal y otras en las que no existe. Y la realidad legislativa actual es que las mancomunidades son asociaciones voluntarias de municipios, hay municipios que pertenecen a dos mancomunidades y otros que no pertenecen a ninguna. Desde un punto de vista de eficiencia y eficacia de la administración pública yo no acabo de entender que la sustitución de una única administración, la Diputación, dé lugar a trece nuevas administraciones, con trece nuevas estructuras.

Lo que veo de positivo en la ley de comarcalización es que se dote de un marco legal a las mancomunidades, y el que los municipios se puedan unir para prestar servicios, con una seguridad jurídica. Eso me parece bueno, siempre que no vaya aparejado de una estructura administrativa, porque si un día hay un cambio de gobierno y las mancomunidades dejan de recibir el dinero con el que sustentan su estructura, el problema económico pasará directamente a los ayuntamientos. En resumen, si creamos una estructura administrativa que no se sustenta en una ley estatal que garantiza una financiación suficiente para mantenerla, acabaremos generando un problema a los municipios.

P: En su agenda de este año han habido muchas visitas a municipios, ¿qué ha sacado de estas visitas?

R: Yo soy un alcalde de pueblo, y a los alcaldes lo que nos gusta es pisar la calle. Lo que te gusta es ver cómo se convierte en realidad lo que se planifica en un despacho. He visitado en un año más de 60 municipios, y sobre todo, he aprendido de la fuerza del municipalismo. Para conocer alcaldes y alcaldesas muchos de los cuales compaginan el cargo con sus trabajos, en horarios imposibles, y esto hay que ponerlo en valor y agradecerlo. Y quería ver si lo que hacemos en la Diputación mejora la vida de la gente.

“Se acabó la época viciada en que si le caías bien al presidente, o al diputado, y además eras de su partido te llegaba dinero, y si no, no te llegaba”

Lo que sí han sido conscientes es del cambio de paradigma, que se acabó la época viciada en que si le caías bien al presidente, o al diputado, y además eras de su partido te llegaba dinero, y si no, no te llegaba. Y eso ha cambiado, y todos los alcaldes lo saben, que son criterios objetivos.

P: ¿Y le piden muchas cosas los alcaldes?

R: Es su obligación. Los alcaldes siempre deben, o debemos, pedir más a las instituciones. Ellos saben mejor que nadie qué necesita su pueblo, su localidad. En este sentido agradecen esa autonomía que hemos dado desde Diputación para hacer lo que realmente necesita cada uno.

P: ¿Los convenios singulares continuarán o se han acabado?

R: Van a continuar en aquello que de verdad es singular, aquello que no tiene cabida en una convocatoria ordinaria. Hay municipios que tienen sin acabar su red de agua potable. Estas son las cosas que con los planes ordinarios es muy difícil dar respuesta y cubrirlo, y por ello tiene sentido el hacer un convenio singular.

La diferencia es que nosotros repartimos un máximo de 2 millones en convenios singulares y Alfonso Rus repartía 16 millones. Y esa diferencia la hemos sumado a los Planes Provinciales de Obras y Servicios (PPOS) que han pasado de 17 a 32 millones.

P: Desde el punto de vista personal, ¿cómo ha vivido este primer año, con episodios judiciales continuos, grabaciones que han saltado a los medios de legislaturas anteriores? ¿Cómo se vive ese día a día desde la Presidencia de la Diputación?

R: Era un sobresalto continuo. Pero lo he vivido con tristeza, parecía que la Diputación solo saldría en tribunales y sucesos en los medios, y no por algo positivo. Hemos trabajado para dar noticias positivas, para que no diera vergüenza, el reto era mayor.

Una de nuestras líneas de trabajo ha sido no entrar en el debate político, creo que el debate político debe estar más en las Cortes Valencianas, en el Consell, que en una institución de carácter municipal, en el que el debate debe estar en el pleno.

Yo lo he vivido con tristeza. Aquello de que todos son iguales, para los que nos dedicamos honradamente a esto es triste. Pero con el reto de revertirlo, y creo que lo hemos conseguido. Con una colaboración absoluta con la justicia, primero por interés social, porque hay que perseguir la corrupción y tratar de que devuelvan el dinero. Lo importante era que la vieja Diputación con Imelsa fuera al juzgado y que la nueva Diputación con Divalterra pudiera funcionar y trabajar día a día.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *