Jordi Sebastià: “Vamos a crear una fundación para la formación y búsqueda de empleo”

0
58

Jordi Sebastià encabezaba la lista del tercer partido más votado en Burjassot el pasado 22 de mayo, el Bloc-Compromís. Sin embargo, un pacto ‘in extremis’ con PSPV y EU lo elevó a la Alcaldía, puesto que ocupará los primeros tres años de la legislatura. Cuatro años en los que la prioridad será reducir la tasa de paro y fomentar la participación ciudadana como ha explicado en la entrevista concedida a Hortanoticias que se puede ver en nuestro canal audiovisual.
Pregunta: Este es el cuarto año de crisis económica y la cifra de paro ha llegado a niveles históricos. ¿Qué tienen previsto para combatir el desempleo en Burjassot?

Respuesta: Acabar con la elevada tasa del paro es una prioridad absoluta, aunque el Empleo no es una competencia municipal, sino autonómica. La situación es muy complicada y el Ayuntamiento no tiene los recursos necesarios para absorber toda la mano de obra y los trabajadores que hay desempleados. Antes, cuando alguien estaba en paro, podía apuntarse a la bolsa de empleo de la empresa pública Cemef y, más tarde o más temprano, le llamaban. Ahora hay 4.600 personas paradas. Lo que vamos a hacer es aprovechar lo que ya tenemos. Vamos a dividir la empresa pública en dos secciones. Por un lado, mantendremos la empresa como encargada de servicios y, por el otro, crearemos una fundación que trabaje en la formación y búsqueda de empleo, labores en las que Burjassot ha sido pionera. La forma jurídica será una fundación pública pero que funcionará con total transparencia. Por otra parte, vamos a mantener los convenios suscritos con Eroski y con IMED Hospitales para que un porcentaje de la plantilla que contraten sean desempleados de Burjassot.

P: Por una parte, hay que fomentar el empleo pero, por otra, el Consistorio debe recortar gasto ante la caída de ingresos, ¿contemplan subir impuestos o recortar personal?

R: Estamos elaborando un Plan de Ahorro pero en ningún momento vamos a subir los impuestos ni a reducir el personal. El capítulo 1 del Presupuesto, el referido a gastos de personal, es muy importante y no vamos a ampliarlo, pero tampoco vamos a reducirlo. En este ayuntamiento no sobran ni funcionarios ni empleados públicos, de hecho, faltan técnicos y personal pero no es el momento de contratar porque hay que racionalizar los recursos. Los recortes van a pasar más por ahí, por la sostenibilidad económica con el ahorro de energía, el control de los suministros, etc. Cosas que por separado parecen pequeñas pero que sumadas y a la larga, representan mucho dinero.

P: Acaba de acceder a la Alcaldía, ¿cómo se ha encontrado las arcas públicas? ¿Muchas sorpresas?

R: La situación económica es delicada, como en la mayoría de ayuntamientos, pero no es especialmente grave. Burjassot está prácticamente al día en el pago a proveedores aunque reconozco que algunos están sufriendo un retraso importante en el pago, en cualquier caso, inferior que en otros municipios. No es grave. Sí habrá que hacer un ajuste pero podemos decir que el Ayuntamiento de Burjassot no está en crisis.

P: ¿Tendrá que modificar en algún punto su programa electoral?

R: Creo que nuestro programa era el más realista. No hablábamos de grandes inversiones ni de construir parking ni de implantar un autobús municipal. Lo único que sí nos propusimos y que va a ser difícil llevar a cabo es poner en marcha la reforma del mercado municipal. Estar cerrado y sin que comiencen las obras ha provocado una caída importante de la actividad comercial de la zona además de dar una imagen desoladora en el centro del municipio. Es complicado pero buscaremos los recursos para hacerlo.

P: Otra de las cuestiones ‘estrella’ de esta legislatura parece que será la participación ciudadana a raíz del movimiento 15M que también se ha dirigido a los ayuntamientos…

R: La participación ciudadana, para nosotros, es clave. En la legislatura pasada, todos los partidos acordamos por unanimidad el reglamento de Participación y la creación del Consejo. Es un nuevo órgano y, por ello, hay que darle publicidad para que los vecinos lo conozcan. Es lo primero que les dije a los representantes del 15M. Que participaran, que acudieran a las reuniones del consejo, o como vecinos o como asociación. También hemos elaborado -a partir de las reuniones de la Agenda 21 Local- un Plan de Actuación Municipal importantísimo que queremos empezar a llevar adelante. Son propuestas que han aportado vecinos y asociaciones. Sé que la participación popular es complicada, pero si la gente no se implica, la Democracia se pudre. Hay que tener opinión, hacer críticas. Uno de nuestros objetivos es implantar los presupuestos participativos, que un porcentaje de la cantidad destinada a inversión, sean los vecinos quienes decidan dónde va.

P: Y hablando de cuestiones más políticas, su investidura fue, al menos, polémica y las críticas han sido duras, ¿le afecta esta situación?

R: No, no me afecta. Creo que hay un sector mínimo vinculado al PP que critica mucho hasta el punto de pasarse e, incluso, de deslegitimar el proceso. Yo siempre recuerdo que Rita Barberá –alcaldesa de Valencia- accedió a la Alcaldía en 1991 del mismo modo. El tripartito suma 2.000 votos más que el PP. En el Bloc siempre hemos sido muy dialogantes y no estoy encontrando ninguna oposición radical. Mucha gente del PP me ha felicitado por la calle y, aunque reconocen que no les gusta porque querían que fuera alcaldesa su candidata, me han dado la enhorabuena. Hablo con mucha gente por la calle y puedo pulsar la situación. No hay ningún problema. El proceso ha sido legal y democrático. El alcalde no sólo tiene que serlo, sino legitimarse con el trabajo y la responsabilidad.

P: El tripartito se fraguó, podríamos decir, en el tiempo añadido, ¿cuál fue el argumento que consiguió el sí de EU?

R: EU ha demostrado una generosidad grandísima cuando se enteró de que teníamos un acuerdo con el PSPV y que tan sólo faltaba su voto para gobernar o que lo hiciera el PP. Era una situación complicada, él quería que el alcalde fuera el del PSPV, pero cedió y ahora h asumido dos regidorías de mucho trabajo, Deportes y Servicios Sociales. Por otra parte, la relación del Bloc con el PSPV ha pasado por altibajos constantes durante los últimos años. En la primera legislatura que yo estuve (2003-2007) la oposición fue muy dura por nuestra parte. Después, entre 2007 y 2011, hubo una colaboración importante, gracias también a que se pudieron hacer proyectos con el Plan E y el Plan Confianza y, al final de la legislatura, hubo una ruptura pero tranquila, sin excesos. Ahora teníamos que trabajar juntos si queríamos gobernar y eso vamos a hacer.

P: El PSPV tiene la mayoría de las concejalías ‘fuertes’, ¿va a ejercer un control sobre ellas o confía en la línea de gestión del grupo socialista?

R: La relación de los tres partidos es de confianza. Es impensable que nos vigilemos entre nosotros. La forma de funcionar que hemos elegido será reuniones del equipo de Gobierno en las que cada concejal explique qué se ha hecho y qué ideas tiene para su Concejalía. Así, todos estamos enterados de todo, para evitar conflictos y discrepancias. Sabemos que el PP va a usar la estrategia de desestabilizar los pactos de gobierno alcanzados en Alboraia, Godella, Rocafort y Burjassot, por lo que debemos de ser muy escrupulosos. En lo que no estemos de acuerdo, se alcanzará un pacto de mínimos. De momento, el diálogo es muy fluido.

P: El PP ha sido muy crítico con el tripartito pero en las pasadas elecciones su posición no era la del partido más votado y sí mantuvo conversaciones con el Bloc, ¿le propuso el PP en 2007 algo parecido a lo que tiene ahora con PSPV y EU?

R: Sí hubo negociaciones pero el PP no iba a votar a otro candidato que no fuera el suyo. La toma de posesión en 2007 fue mucho más dura que la de este año. Corría el rumor de que yo iba a ser alcalde con los votos del PP, pero no era cierto.

P: Entonces, ¿el PP intentó gobernar con su voto aún no siendo la lista más votada?

R: Sí, absolutamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here