Jaime García: “Aún no he decidido si presentarme. Me encuentro bien de salud pero la Alcaldía es muy pesada”

0
59

Es el alcalde más veterano de la comarca. Lleva toda la democracia en el Ayuntamiento de Rafelbunyol y, desde 1983, como alcalde. Aún así, asegura que tiene salud y ganas para presentarse en las próximas elecciones como cabeza de cartel por el PP pero reconoce que aún no lo tiene decidido porque la Alcaldía es muy pesada. Con Jaime García, Hortanoticias.com comienza una nueva serie de entrevistas a los alcaldes de la comarca.
Pregunta: Lleva 27 años de alcalde, ¿se volverá a presentar en 2011?
Respuesta: Voy a ser sincero. Estoy pensando si presentarme o no. Me encuentro bien de salud y hay algunas cosas que me gustaría terminar pero hay que ver las circunstancias y prever muchas cosas. La Alcaldía es muy pesada, estas ante los ojos de 8.500 personas a diario.

P: ¿Qué opina el partido al respecto?
R: El partido me apoya. Apoyaran sin fisuras la decisión que yo tome. No hay presiones de ningún tipo, ni en un sentido ni en otro.

P: ¿Y los vecinos?
R: Yo tengo plena confianza en el pueblo. Nunca me ha defraudado y su sentimiento hacia mí lo demuestran las siete legislaturas consecutivas que llevo en el cargo. Me siento respaldado. Yo siempre digo que las elecciones no se ganan unos meses antes de los comicios sino justo al día siguiente de acceder al cargo. Ahí es cuando tienes que empezar a demostrar que no se han equivocado con su voto.

P: Desde la perspectiva que da ser el más veterano, ¿cómo ve la política actual? ¿Ha cambiado mucho?
R: Sin duda. Económicamente, cada vez los ayuntamientos tenemos menos dinero y eso afecta a la forma de hacer política. Nos han cortado muchas subvenciones. La situación económica se refleja en los ayuntamientos. Si la gente carece de posibilidades económicas, baja la recaudación por tributos e impuestos y, por extensión, dificulta todas las gestiones.

P: ¿Es esta la situación económica más complicada que ha vivido al frente del Consistorio?
R: En 27 años de alcalde, no he conocido otra crisis similar. Los ayuntamientos tenemos tres fuentes de financiación: el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO); la participación en los Presupuestos Generales del Estado y de las autonomías y el cobro de los tributos. El primero, el ICIO, hoy en día es prácticamente cero; la financiación local desde el Estado y las autonomías se ha rebajado muchísimo y el cobro de los tributos cada vez es más difícil por el elevado número de vecinos en paro.

P: ¿Qué pueden hacer los ayuntamientos?
R: Nosotros, desde el área de Servicios Sociales, estamos realizando un gran esfuerzo para cubrir las necesidades básicas de nuestros vecinos más afectados por la crisis económica. Ayudamos a familias con gran necesidad pagándoles la factura de la luz, el alquiler e, incluso, la comida en algunos casos. También hay programas para los mayores que pueden disfrutar del comedor social por 2 euros o apuntarse al programa ‘Menjar a casa’. Actualmente hay unas 50 personas participando en estos programas.

P: ¿Cómo ve la gestión de la crisis desde el Gobierno central?
R: Adolece de una gran falta de responsabilidad y conocimiento de lo que es la economía. Hablan de que las medidas son ‘necesarias’ porque ‘no hay más remedio’ pero, en realidad, están tirando balones fuera. Pero lo que más me impresiona de esta situación es el silencio de la sociedad. Su comportamiento no sería el mismo si gobernara el PP. Habría habido manifestaciones y huelgas desde hace tiempo. A esta sociedad le han enseñado a respirar artificialmente y no por sí misma. Si una sociedad no se preocupa de sus problemas, le toman el pelo.

P: Y volviendo a Rafelbunyol, ¿en qué ha cambiado el municipio en estos 27 años?
R: Hoy en día es uno de los mejores pueblos económicamente hablando de la comarca. Dispone de todos los servicios educativos, sanitarios, culturales, lúdicos y deportivos que precisan los vecinos. Además, disponemos de una economía muy saneada con un endeudamiento muy bajo.

P: Se habló de que era el segundo ayuntamiento con la deuda más elevada de toda la comarca.

R: No es exactamente así. Sí es cierto que tenemos un endeudamiento mayor porque hemos solicitado un préstamo de 1, 5 millones de euros a 30 años para pagar la piscina y el auditorio. El resto son pólizas para urbanizar el sector 4 porque la crisis impedía que los agentes urbanizadores pagaran las cuotas. Pero ese dinero no lo pagarán los contribuyentes sino el agente urbanizador del sector 4. Sin embargo, en las cuentas, aparece como deuda del municipio aunque no es exactamente así.

P: ¿Hacia dónde se dirige el futuro de Rafelbunyol?
R: Como proyectos inmediatos, vamos a acabar el auditorio, la casa de cultura, el centro social y un parque de 43.200 metros cuadrados. Estas infraestructuras se sumarán a las que ya tenemos en beneficio de la calidad de vida de los vecinos: spa, centro de rehabilitación, residencia de ancianos, el nuevo campo de fútbol, el complejo deportivo, la piscina cubierta…Son infraestructuras destinadas, sobretodo, a mejorar la calidad de vida de los vecinos.

P: Rafelbunyol cuenta con poco más de 8.000 habitantes, ¿va a seguir creciendo?
R: Actualmente, los sectores 1 y 4, los que faltaban por construir, están paralizados por la crisis pero, cuando se retome, hay un proyecto garantizado de llegar, con esas viviendas nuevas, a los 14.000 o 15.000 habitantes.

P: ¿El pueblo podrá asumir ese crecimiento demográfico?
R: Nosotros tenemos desde el año 83 una normativa que impide construir más de dos alturas y que obliga a que las calles tengan, como mínimo, 14 metros de ancho. En ese sentido, la armonía urbanística está garantizada. Por otra parte, cuando se construyan esas viviendas, no hay más terreno. En cualquier caso, no es conveniente que un pueblo sea muy grande. Aquí tenemos un poso de familiaridad que no debemos perder porque no queremos que se pierda la esencia de pueblo que nos caracteriza.

P: Y los servicios actuales, ¿podrán asumir ese crecimiento?
R: Tenemos reservadas muchas parcelas dotacionales para ampliar el instituto y el centro de salud, por ejemplo, en caso de que fuera necesario. Siempre hemos preferido invertir en el pueblo para cubrir las necesidades de los vecinos que construir. La actividad social es la más importante en un pueblo. ©Celia Dubal/Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here