IMED Valencia realiza su primer implante valvular aórtico (TAVI)

0
508

El Hospital IMED Valencia sigue cubriendo hitos desde su apertura y la pasada semana realizó con éxito su primer implante valvular aórtico transcatéter, o TAVI en sus siglas en inglés (transcatheter aortic valve implantation). Este procedimiento se realiza en pacientes con estenosis aórtica severa (estrechamiento de la válvula aórtica, que impide el correcto flujo de sangre desde el corazón hacia la aorta y el resto del cuerpo).

El procedimiento consiste en la introducción de una prótesis aórtica biológica a través de un catéter hasta la válvula del paciente, donde se infla con un balón y al expandirse sustituye a la propia válvula del paciente, permitiendo restaurar el adecuado flujo sanguíneo a la salida del corazón.

Como explica el doctor Mariano Valdés, responsable de esta primera intervención y jefe de Cardiología en el Hospital Virgen de la Arreixaca de Murcia, “hoy en día la primera opción de tratamiento en pacientes con estenosis aórtica severa sintomática sigue siendo la cirugía abierta, con esternotomía (apertura del esternón) para retirar la válvula del paciente e implantar la prótesis. Sin embargo, existen casos en los que la cirugía está contraindicada o es de muy alto riesgo, debido a su avanzada edad o a que padecen otras enfermedades que pueden complicar el post-operatorio. Es en estos pacientes en los que está indicado la TAVI, con unas tasas de éxito similares a las de la cirugía y superiores a las del tratamiento únicamente médico. Incluso en determinados casos en ausencia de riesgo quirúrgico elevado se puede considerar la TAVI como alternativa a la cirugía; por ejemplo, en aortas muy calcificadas, historia de radioterapia sobre el tórax, o pacientes portadores de by-passes”.

Valdés explica las particularidades de esta intervención: “la selección de los candidatos a TAVI depende de todo un equipo médico que debe realizar una valoración individualizada de la mejor opción de tratamiento en cada caso. Se deben evaluar los riesgos individuales del paciente, la factibilidad técnica de la TAVI y el tipo de abordaje más indicado. Éste puede ser fundamentalmente vía transfemoral, a través de la arteria femoral del paciente, o vía transapical, mediante una pequeña toracotomía hasta llegar a la punta del corazón, por donde se introducirá la prótesis”.

En este primer caso realizado en IMED Valencia, se ha tratado de un paciente de 90 años de edad, diagnosticado de estenosis aórtica sintomática para disnea, angor y síncope. “Debido a su avanzada edad y a su fragilidad, se desestimó la cirugía abierta y se planteó la realización de una TAVI. Se realizó TAC con contraste de miembros inferiores para comprobar un aceptable calibre de los vasos para introducir el catéter, y un ecocardiograma transesofágico para medir con exactitud el tamaño del anillo aórtico y decidir el tamaño de la prótesis que necesitaba”, ha explicado el propio doctor responsable de la intervención.

El procedimiento ha sido un éxito y se ha podido implantar adecuadamente la prótesis sin complicaciones. Actualmente el paciente se encuentra asintomático y estable y ha recibido el alta hospitalaria apenas unos días después de ser intervenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here