Hoy comienzan las fiestas de La Marjal, la falla del verano en la playa

0
173

672-asociacion-la-marjal-4Hoy miércoles comienzan realmente las fiestas organizadas por la Asociación Cultural Falla La Marjal en la playa de Puçol. Hasta el domingo los vecinos y visitantes podrán disfrutar de un mercado medieval, la falla del Patot, la noche flamenca, el día de los niños y la radio, discomóvil, cena popular, variedades, un castillo de fuegos artificiales y la cremà de la falla del Patot.

Son diez mujeres, forman una asociación cultural y llevan años trabajando para que la playa de Puçol tenga sus propias fiestas en el momento del año en que más las necesita: en agosto.

Aunque llamarse Asociación Cultural Falla La Marjal ha llevado en más de una ocasión a confusiones, ellas no forman una falla y no tienen actividades en marzo, sino una asociación, aunque eso sí, tienen su ninot (siempre es un Patot, con diseño variado cada año) y lo queman cuando finalizan unas fiestas pensadas para que los vecinos y veraneantes disfruten de un amplio abanico de propuestas, todas gratuitas, en torno al 15 de agosto.

“Hasta ahora han sido la falla, el mercado medieval y el desfile de moros los tres actos centrales, aunque queremos incorporar otros eventos con mayor participación ciudadana, como una noche de paellas, un baile de disfraces o el pase de modelos que ya hicimos en alguna ocasión”, asegura Pilar Rojas, representante de las diez mujeres que forman la asociación. “Pero este año el dinero no nos ha llegado para los moros, y eso que vienen gratis, pero les tenemos que pagar el autobús y la cena, porque nos hemos centrado en otros actos durante toda la semana”.

Y es que sus fuentes de financiación son tan escasas como la de muchas asociaciones: las cuotas de las socias, la lotería que venden cada mes, el dinero que recogen puerta por puerta en la playa cuando explican su programación y la aportación de los establecimientos locales, ya sea en dinero o en especias, que se destina a sorteos, rifas y otras fórmulas de agradecer a los vecinos su participación.

“El año pasado tuvimos una subvención municipal. Este año, con el movimiento del cambio de gobierno no nos ha llegado nada en dinero, aunque el ayuntamiento siempre nos aporta el personal de apoyo técnico, el trabajo de la brigada y el material de que dispone, como el escenario, las mesas, las sillas, la luz y dos actos que incluye en la programación del verano: el cine del 9 de agosto y la discomóvil del 14 de agosto”, continúa Pilar.

Un cine que, pese a la amenaza de lluvia, finalmente se celebró en la playa con la proyección de la película Ocho apellidos vascos, y que forma parte de esa programación previa que viene realizando La Marjal desde el 2 de agosto, en que celebraron una misa y una recogida de alimentos para Cáritas.

Fue su primer acto solidario, aunque no el único, porque tras la discomóvil del día 7 (interrumpida momentáneamente por la lluvia), se celebró el tradicional mercado solidario para ayudar a Tomás Esteve, un niño de la población que sufre parálisis cerebral. Un acto solidario accidentado, que fue suspendido por la mañana, nuevamente por la meteorología, aunque finalmente se celebró por la tarde y por la noche, en compañía de la discomóvil de DJ Rak.

Y es que es difícil parar a esta decena de mujeres cuando se trata de actividades solidarias y de participación. Tanto que en esta edición han añadido una tercera actividad, en esta ocasión para ayudar a la lucha contra el cáncer.

“Fue el día 9, con un taller de maquillaje a cargo de cuatro consultoras de belleza de la empresa Mary Kay: realizaron clases prácticas de cuidado de la piel a los vecinos que se acercaron a participar gratis y, además, vendían labiales y toda la recaudación se ha destinado a la asociación local de lucha contra el cáncer”.

Tras la solidaridad, la música ha sido el segundo elemento en importancia durante esta semana previa a las fiestas, ya que el día 10 se celebró en el escenario del parque central de la playa un doble concierto de rock: Mox y Bastard Cousins Band llevaron la música joven a todos los públicos. Y el día 11 fue el Trío Élite el que llevó música de todas las épocas a los vecinos que se concentraron en el mismo escenario para disfrutar de canciones por todos conocidas… y bailes para todos los públicos, entre los cuales estaban también las socias de La Marjal, dispuestas a dar el do de pecho también en la pista.

El miércoles tarde, la plantà del Patot, la inauguración del mercado medieval, una exhibición de doma ecuestre y, ya por la noche, una jornada dedicada al flamenco. El jueves 13 por primera vez se dedica un día a los niños y, como tema monográfico, la radio: por la tarde, la fiesta infantil Pequeradio; por la noche una discomóvil a cargo de Mi radio FM.

Si hay un acto que congrega público ese es sin duda la cena popular del viernes 14 en la plaza Rosa dels Vents. Una cena que, gracias a la aportación de los comercios locales, también contará con el sorteo de regalos de todo tipo entre los asistentes.

Y como colofón, el sábado 15, variedades por la tarde, para cerrar por la noche las fiestas con un castillo de fuegos artificiales a cargo del pirotécnico local Yoe y la imprescindible cremà del Patot, el último acto oficial de La Marjal… aunque siempre las despedidas con música son menos dolorosas, así que la discomóvil que acompaña la fiesta prolonga sus melodías hasta la madrugada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here