Generalitat y Ayuntamiento estudian financiar el soterramiento que esperan concluir en 2020 con aprovechamientos urbanísticos

0
48

El director general de Transportes, Vicente Dómine, y el conseller de Infraestructuras, Mario Flores, han visitado el Ayuntamiento de Moncada para explicar a la corporación las iniciativas de la Conselleria en materia de movilidad para el municipio. El proyecto estrella es el soterramiento del metro entre Moncada-Alfara y Seminario, poco más de 1, 6 kilómetros de vía que esperan haber convertido en un gran bulevar en 2020.
Tras los informes previos de viabilidad técnica elaborados entre la Conselleria y los técnicos municipales, Moncada espera conseguir ahora el modo de financiar las obras a través del aprovechamiento urbanístico que reduzca considerablemente el desembolso que tienen que hacer tanto la Generalitat como el Ayuntamiento.

Sin embargo, ahora es cuando se inicia el proceso para estudiar la viabilidad económico-financiera del proyecto y donde se concretarán las “ideas” que barajan en Moncada y que podrían pasar por el uso comercial o residencial de la zona. En cualquier caso, según ha explicado el alcalde, Juan José Medina, “esta es una obra que no se puede apartar a pesar de la crisis”.

Además, según ha explicado Dómine, la zona permite que la circulación de trenes no se interrumpa mientras se realizan las obras de soterramiento desplazando la vía hacia el este. Las obras de soterramiento permitirán eliminar la histórica división del municipio en dos y su separación de Alfara del Patriarca así como eliminar los pasos a nivel e incrementar la seguridad. También supondrá la potenciación y ampliación de las estaciones afectadas, una de las cuales, Seminario, es muy frecuentada por su cercanía a la universidad Cardenal Herrera-CEU.

Pero el soterramiento de las vías, cuyo presupuesto no se puede precisar con exactitud aún, no será la única actuación sobre la Línea 1 que tiene previsto realizar la Conselleria y es que el director general ha explicado que se pretende construir una nueva estación Masías-San Isidro que sustituya a la actual que se ubicará más al sur y que estará más próxima a las nuevas zonas de desarrollo de la zona y a la Ciutat de la Pilota.

Esta infraestructura permitirá, además, dotar a la estación de un aparcamiento disuasorio de 700 plazas que facilitará el uso del transporte público por parte de los vecinos de otros pueblos como Náquera o Serra ya que su proximidad al by-pass la hará muy accesible para estas poblaciones. Cuando esté construida, una actuación independiente del soterramiento, según ha explicado Dómine, FGV podrá ampliar la zona de mayor frecuencia de trenes que ahora acaba en Seminario hasta Masías.

Por último, el director general ha reconocido que se está estudiando la posibilidad de modificar de lugar la estación de Massarrojos para acercarla más al barrio de Badia de Moncada de donde provienen la mayoría de sus usuarios. Mientras tanto, sí parece seguro que se establecerá un servicio de lanzadera para acercar a los vecinos de esta zona de Moncada hasta las estaciones de FGV. © Celia Dubal/Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here