Finaliza la restauración del retablo renacentista de la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora de Torrent

0
110

Torrent-retablo-restauración

Después de más de un año de trabajo, la restauración del Retablo de las Ánimas y Misa de San Gregorio de la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora de Torrent ha finalizado poniendo en valor una de las obras de arte más importantes del municipio que se encontraba en un estado de importante deterioro.

La Conselleria de Educación, Cultura y Deporte, a través de CulturArts-IVAC, ha llevado a cabo los trabajos de recuperación del retablo con una inversión aproximada de 70.000 euros. Esta obra de arte supone un magnífico ejemplo de la culminación de la evolución estilística de los retablos de ánimas que se desarrollaron a finales del S. XV y durante la primera mitad del siglo XVI.

Esta mañana, la consellera de Educación, Cultura y Deporte, Mª José Catalá, y la alcaldesa de Torrent, Amparo Folgado, acompañadas por el director de CulturArts, José Luís Moreno, la subdirectora de CulturArts IVC+r,  Carmen Pérez, y el párroco de la parroquia de La Asunción de Nuestra Señora, Juan José Llorens, han visitado el retablo y han podido explicar a los vecinos allí presentes todos los detalles de los trabajos de restauración que se han llevado a cabo.

El Retablo de las Ánimas y Misa de San Gregorio de la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora se atribuye a Miguel Joan Porta (ca.1544- ca.1616), un pintor valenciano formado en la escuela de Juan de Juanes y conocedor de la pintura italiana renacentista.

Los trabajos han conseguido poner en valor  el retablo de las Ánimas y Misa de San Gregorio consiguiendo sacar a la luz la belleza original de esta obra. Después de las intensas labores de limpieza que se han llevado a cabo incluso ha aparecido alguna imagen que se encontraba totalmente oculta tras la suciedad.

Catalá y Folgado han aprovechado su visita a la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora para conocer el estado de la Creu de Pere Mora tras su restauración. La Creu de Pere Mora, es una cruz de término que data de la época renacentista y que fue recogida por un vecino que la mantuvo oculta durante toda la Guerra Civil para evitar que fuera destruida.

Los trabajos de restauración han contemplado la limpieza del elemento protegido eliminando manchas, suciedades y acumulaciones indebidas, la extracción y sustitución de elementos metálicos interiores, que provocaban el deterioro de la piedra por oxidación y la consolidación de grietas y fisuras así como la adecuación cromática de la misma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here