Excomunión

0
250

Conferencia Episcopal. Juan Antonio Martínez Camino

Pasan los años, pero hay cosas que no cambian. Una de ellas es la habilidad que tiene la Curia Católica de decirnos a los demás lo que debemos hacer y lo que debemos pensar. Hace unos días, el ex portavoz y ex secretario de la Conferencia Episcopal y actual obispo auxiliar de Madrid,  Juan Antonio Martínez Camino,   amenazaba a todos aquellos que colaborasen en un aborto con la excomunión. Ya no son únicamente las mujeres que abortan las que quedarían fuera de la Iglesia -entendida como comunidad de creyentes-, sino también todos los profesionales sanitarios.

Otra cosa que tampoco cambia son las prioridades de la Iglesia Católica. El aborto siempre ha sido uno de los pilares básicos en el discurso de la Curia, un tema recurrente para alentar a los suyos hubiera o no una preocupación social al respecto. Alberto Ruiz-Gallardón volvió a abrir el debate, y la Iglesia Católica lo ha recogido gustoso. Hoy por hoy, a los jerarcas católicos les preocupa mucho más el aborto que otros problemas sociales mucho más arraigados y que representan una preocupación mayor en el imaginario español.

Y esto demuestra lo lejos que está la Iglesia Católica de la sociedad. Porque si exceptuamos la labor que llevan a cabo ONGs de ideario cristiano, nunca se ha visto a algún obispo, arzobispo o cardenal arremangarse, salir de sus palacetes y bajar a los infiernos, a conocer lo que realmente preocupa a la gente.

Seamos serios, señores jerarcas. El debate sobre el derecho al aborto estaba más que superado en España. A ustedes les ha venido muy bien que el Partido Popular haya vuelto a abrir ese melón a conveniencia para tapar otros debates. Sin embargo, hoy en días hay problemas más acuciantes que sí deberían merecer su atención y llevarles a amenazar a sus causantes con la excomunión.

A vuelapluma, podríamos acordarnos del aumento de la pobreza infantil, la situación de millones de personas desempleadas, el aumento de la pobreza en general, los casos de violencia de género, la situación de los inmigrantes y cómo son tratados cuando llegan a nuestro país de forma irregular, las condiciones laborales en las que están cientos de miles de trabajadores en España, el hecho de que haya familias que en invierno no puedan calentarse porque no puedan pagar la luz o el gas o los casos de abusos a menores por parte de miembros del clero que han quedado en el olvido y que se han tapado convenientemente.

A la Curia Católica le basta con la caridad. Eso les da tiempo para ocuparse de lo realmente importante.

Raúl Tárrega Moya | Periodista |  @RaulTarrega | Creador del blog Desde mi Butaca

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here