Espai Dona: un paso firme hacia la Igualdad

0
81

Ellas –porque son todo mujeres- se encargan de abrirlo, recibir a las visitas, organizar los servicios y gestionar los recursos. Y ellas son las que hacen uso de él, se informan, asesoran, interaccionan, proponen, se distraen y, ¿porqué no?, también se divierten. El Espai Dona de Burjassot, gestionado por mujeres y dirigido a mujeres, se ha convertido en el estandarte en la búsqueda de la igualdad efectiva y la erradicación de la violencia machista. El 8 de marzo es el Día de la Mujer y Espai Dona, como el resto del año, ha abierto sus puertas.
En 2006 se inauguró pero el germen de lo que hoy es Espai Dona comenzó a gestarse en 2004, a penas unos meses después de acceder a la entonces Concejalía de la Mujer (hoy, de Igualdad) tras las elecciones de 2003, María José Cortés, impulsora convencida del proyecto, se puso manos a la obra para crear un espacio donde atender cualquier problema, inquietud o necesidad, que tengan las mujeres de Burjassot.

De hecho, su empeño convirtió a Burjassot en el primer municipio de la Comunitat Valenciana en contar con un protocolo municipal de actuación en caso de violencia machista que se comenzó a preparar antes incluso de que entrara en vigor la Ley contra la Violencia de Género.

Asistencia y formación

Uno de los fundamentos del Epai Dona es convertirse en la primera parada de las mujeres que pretenden iniciar el difícil camino de vuelta desde los malos tratos. Una psicóloga, una abogada y una asistenta social asesoran a las mujeres víctimas de violencia de género desde el principio, amparándolas, tratándolas e informándoles de cómo pueden salir de esa pesadilla.

El trabajo de Espai Dona, y es ahí donde radica el valor de este innovador espacio de apoyo a las mujeres, no acaba con la consulta puntual de asistencia jurídica o psicológica, sino que guía a las mujeres hacia la realización personal a través de un programa de formación que busca hacer visible el trabajo de la mujer, ponerlo en el lugar que merece y ofrecer las herramientas necesarias para que todas aquellas que acuden con algún problema encuentren la forma de enfrentarse al día a día por si mismas.

Sólo después de ese proceso de formación, orientado a acabar con la pesada lacra de una educación discriminatoria hacia la mujer y una sociedad plagada de convencionalismos en los que la mujer suele ser la peor parada, las víctimas de la violencia de género consiguen lo que necesitan y están preparadas para denunciar o, simplemente, para afrontar un divorcio sin el miedo de quedarse sin nada.

A través de talleres y charlas, las mujeres aprenden a adaptarse a los profundos cambios sociales que ha experimentado España en los últimos cuarenta años. “La mujer ha conseguido nuevos derechos y libertades en el vertiginoso cambio social que ha vivido España y, entre otras, nuestra tarea es enseñar a las mujeres a adaptarse a las nuevas realidades, a gestionar esas libertades”, explica María José Cortés, adalid de un proyecto que atendió a 400 personas en sus primeros dos años.

Legislatura por la corresponsabilidad

En su primera legislatura, la edil sentó las bases de lo que sería Espai Dona y creo el protocolo de actuación ante la violencia de género con un equipo multidisciplinar donde están presentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado hasta los servicios sociales del Ayuntamiento pasando por enfermeros y médicos de los centros de salud del municipio.

Ahora, Cortés ha querido centrar los esfuerzos de la Concejalía de Políticas de Igualdad en concienciar y conseguir, entre otras, la corresponsabilidad de hombres y mujeres a través del I Plan de Igualdad entre Hombres y Mujeres de Burjassot. Ese trabajo le ha valido al Espai Dona recibir el Distintivo Pactem Nord por la Corresponsabilidad Territorial.

Un trabajo que desarrolla de manera transversal en seis áreas fundamentales de la vida diaria como son la educación, el empleo, la participación social, el fomento de la corresponsabilidad, la violencia de género y la utilización de un lenguaje no-sexista.

Con campañas de sensibilización e iniciativas como la creación de un comité multidisciplinar y un protocolo de inserción laboral para las mujeres del municipio, la Concejalía de las Políticas de Igualdad de Burjassot se ha convertido en un referente del trabajo por la igualdad de género más allá de las fronteras de la Comunitat Valenciana.

El reto, enamorarlos

Satisfecha con el trabajo que se desarrolla desde Espai Dona, Cortés asegura que el reto es atraer a los hombres a que se sumen a la lucha por la igualdad. “Cada vez más, los hombres van siendo conscientes, a través de sus hermanas o sus mujeres, de las desigualdades diarias que nos afectan y, poco a poco, van comprendiendo las bases de nuestra lucha. El reto es enamorarlos y que se sumen a la causa”.

En Espai Dona, el taller de corresponsabilidad tiene también afluencia masculina y, asegura la concejal, que están “encantados” con la experiencia. La clave es el trabajo diario y la sensibilización en todos los ámbitos. Las mujeres son madres, esposas, trabajadoras, amas de casa, cuidadoras, consumidoras…y sus problemas no se circunscriben a un ámbito concreto, de ahí la eficacia de una labor de concienciación transversal.

La responsable del proyecto lo tiene claro: “si una mujer es feliz, la sociedad mejora porque ellas son el motor de la familia. Si la madre, esposa, hija, es feliz, transmitirá su fuerza al resto de la familia”. Y, por extensión, el mundo será un lugar mejor. El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y, por ello, Burjassot celebra la Setmana de la Dona. Una manera de hacer visible la labor que desde la Concejalía y las asociaciones de mujeres se realiza durante todo el año para que todos los días sean 8 de marzo. © Celia Dubal/Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here