Errores a evitar a la hora de utilizar una cafetera de cápsulas

0
265

Las cafeteras de cápsulas suponen toda una innovación en la cocina, son muy cómodas de utilizar, ocupan muy poco espacio y son muy limpias… pero esto no quiere decir que no tengamos que prestarles atención o que no requieran de ningún tipo de mantenimiento ni mucho menos.

De la misma manera que a la hora de usar cualquier otro tipo de aparato, deberíamos de echarle un vistazo a sus instrucciones para saber cómo se debe de cuidar.

Así evitaremos errores tan desastrosos como los siguientes:

Errores que podrían estropear tu cafetera de cápsulas

No hacer la descalcificación cuando le toca 

El problema del agua que viene del grifo es que suele tener una gran cantidad de cal. Con un uso continuado del aparato, esta cal se irá situando en las paredes interiores del aparato, en los conductos. No solo afectará a la circulación del agua, si no también al sabor del café.

Rellenar o reutilizar las cápsulas 

Algunas personas piensan que una misma cápsula se podría usar dos veces, quizá para hacer un café algo más flojo. Debes de saber que estas máquinas funcionan con un sistema de presión, perforando la cápsula. Si nosotros volvemos a colocar una misma cápsula en el aparato, lo único que conseguiremos es que se perfore por más sitios, destruyendo de una forma caótica el envoltorio; esto puede hacer que parte del aluminio acabe directamente en nuestro café.

A lo largo de Internet, sobre todo en ciertos vídeos de YouTube, vemos métodos para rellenar cápsulas y recubriéndolas con papel de aluminio. El problema de este método es que puede hacer que el café se salga de la cápsula y salpique el mecanismo interno del aparato, lo que contribuiría a la rotura de la máquina.

No cambiar el agua del depósito con la frecuencia correspondiente 

Piensa que cuanto más tiempo lleve el agua en el depósito, mayor cantidad de bacterias, impurezas y residuos se acumularán en ella. Es por ello, por lo que los expertos recomiendan cambiarla prácticamente a diario.

Por ejemplo, si tienes una cafetera Nespresso con una buena capacidad de depósito, no deberías de llenarlo al máximo para que te dure varios días. Vale la pena que lo llenes en base al uso que le vayas a dar y que deseches el líquido resultante cuando hayas terminado.

Usar leche en lugar de agua 

Este error es todo un clásico porque, al fin y al cabo, el café sabrá mejor con leche ¿no? El problema es que el depósito no está pensado para darle ese uso. La leche tiene azúcares y grasas que podrían afectar al mecanismo interno… sin hablar de que si dejas cualquier resto en el depósito, en tan solo unas horas se pudrirá y estropearás la máquina.

Estos son algunos errores “de novato” que debemos evitar si queremos que la máquina dure el máximo tiempo posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here