Entra en servicio la conexión de la ronda norte de la ciudad con la V-21

0
46

El Ministerio de Fomento puso hoy en servicio la conexión vial de la Ronda Norte de Valencia con la autovía V-21, que ha supuesto una inversión de 26 millones de euros. La secretaria general de Infraestructuras recordó durante la inauguración que el AVE llegará a Valencia en 2010; que bajo la presidencia española de la UE se incluirá el Corredor Mediterráneo en las redes transeuropeas o las ampliaciones del Puerto de Valencia y el aeropuerto de Manises, entre otras actuaciones.

+ Flores dice que ha costado más el retraso de la V-21 que la inversión que hubiera supuesto agilizar las obras

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, afirmó que “ya era hora” de que acabara la obra, “asignatura pendiente desde hace cinco años” y reclamó más inversión del Gobierno Central, mientras que la secretaria general de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Inmaculada Rodríguez-Piñero, indicó que lo importante no es el tiempo que se tarda en hacer una infraestructura, sino la “huella” que deja y, garantizó, “no vamos a dejar de invertir un euro por el desarrollo de la Comunitat Valenciana”.

La secretaria general de Infraestructuras aseguró que en el nuevo modelo productivo anunciado por el Gobierno Central es “fundamental” la apuesta por la inversión en infraestructuras. Por ello, garantizó, “el Gobierno de España no va a recortar las inversiones en infraestructuras y no vamos a dejar de invertir un euro por el desarrollo de la Comunitat Valenciana” y apostilló: “me gustaría que la Generalitat hiciera el mismo esfuerzo”.

Piñero aprovechó su intervención para insistir en que el AVE llegará a Valencia en 2010; que bajo la presidencia española de la UE se incluirá el Corredor Mediterráneo en las redes transeuropea, en la acometida del acondicionamiento integral de la A-3, o las ampliaciones del Puerto de Valencia y el aeropuerto de Manises, entre otras actuaciones.

Asimismo, admitió que las inversiones en infraestructuras “tardan tiempo en madurar y en ejecutarse”, pero resaltó que “lo importante no es el tiempo que se tarda en construir una infraestructura” sino “la huella que deja”.

A su juicio, la obra inagurada ha sido “muy compleja”, se ha hecho con un tráfico diario de más 160.000 vehículos, y consiste en el “mejor acceso a la ciudad”, la “entrada más emblemática” y un “extraordinario ejercicio de ingeniería urbana”, hecha con la mejor tecnología y diseño que la hacen “un ejemplo de excelencia”. “Queríamos –añadió– el mejor túnel para Valencia; espero, alcaldesa, que perdone ese retraso”, le explicó.

Por su parte, la alcadesa de Valencia, Rita Barberá, señaló que “por fin” hoy se abría el acceso y señaló que “ya era hora” y dijo que se trataba de un día “muy esperado”, que, no obstante, no debía servir como “excusa” para “perder de vista las necesidades” de la ciudad.

La solución viaria consiste en un túnel principal de 300 metros de longitud cubierta con sus correspondientes rampas de acceso, con dos calzadas separadas de dos carriles cada una. Aproximadamente hacia la mitad del túnel y en la calzada de salida se une un ramal con dos carriles procedente de la antigua ronda de tránsitos, hoy avenida de Clariano.

En superficie hay dos glorietas, la primera y más cercana a la ciudad, de 40 metros de diámetro, sirve para ordenar el tráfico con origen o destino en la antigua ronda de tránsitos y la segunda, distribuye los tráficos de conexión del interior de la ciudad con la Ronda Norte, avenida de los Naranjos y la V-21 y es capaz de soportar un tráfico superior a 160.000 vehículos al día. En su interior se disponen dos fuentes.

Asimismo, la obra se compone de la Torre Miramar, de 45 metros con una plataforma mirador de 13, 5 metros por 3, 80 metros cuadrados de superficie.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here