En libertad el gerente del Peñacañada acusado de abusos a menores tras pasar casi 2 años en prisión

0
64

La titular del juzgado de primera Instancia e Instrucción número 1 de Paterna ha dejado en libertad, bajo fianza de 20.000 euros, al gerente del club social de la Canyada acusado de abusos sexuales a menores, de entre 10 y 15 años, tras pasar casi dos años en prisión preventiva.
Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), la jueza ordenó su libertad hace dos semanas, con la prohibición de acercarse a la Canyada, de aproximarse a menos de 500 metros a los menores afectados, y con la obligación de comparecer un día a la semana en el juzgado.

La jueza ha adoptado esta medida casi cuando se iban a cumplir los dos años –establecidos por ley– en los que estaba ingresado en prisión preventiva, a la espera de que se celebrase el juicio en la Audiencia de Valencia.

El hombre, de 62 años, está en prisión desde el 10 de julio de 2008, imputado en una causa abierta por delito de abuso sexual a menores. Su letrado pidió su libertad tras ser imputado hasta la fecha del juicio, al entender que tenía domicilio fijo y conocido, además de familia y trabajo estable, y que no tenía antecedentes ni penales ni policiales.

No obstante, el hombre permaneció en prisión y no pudo señalarse día de juicio puesto que, cuando ya habían finalizado las diligencias, el fiscal pidió la representación civil del club de Paterna, con lo que la causa ha sido devuelta al juzgado de Instrucción, con el objeto de que esta entidad pueda solicitar las pruebas que estime oportunas.

El hombre fue detenido a primeros de julio de 2008 por supuestamente abusar sexualmente de varios de los menores que asistían al complejo deportivo, donde él llevaba trabajando 25 años. Él se declaró en todo momento “inocente” y negó que cometiera los hechos que se le imputaban.

La mayoría de los menores, de entre 10 y 15 años, reconocieron ante la jueza que el hombre les realizó tocamientos en una caseta ubicada en el interior del club social, a algunos de ellos hacía ya años, cuando tenían entre cuatro y cinco. Otros, sin embargo, tan sólo aseguraron haber sido testigo de esos abusos.

El gerente se declaró en huelga de hambre nada más ingresar en prisión y perdió hasta 10 kilos en cuatro días, según dijo en ese momento su abogado. El origen de la causa fue las denuncias interpuestas por algunos padres de los menores afectados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here