El taller de Andreu Alfaro en Godella acogerá la capilla ardiente de uno de los más importantes escultores del siglo XX

1
99

El pintor y escultor valenciano Andreu Alfaro, reconocido como uno de los más importantes escultores del siglo XX, falleció anoche a los 86 años. Su capilla ardiente quedará abierta al mediodía del próximo domingo en su taller de Godella.
Alfaro, Premio Jaume I (1980) y Nacional de Artes Plásticas (1981) y miembro del Consell Valencià de Cultura (CVC) de diciembre de 1985 a marzo del 1990, nació en Valencia en agosto de 1926.

De formación autodidacta, se inició en el mundo de las artes plásticas con la pintura y el dibujo, pero a principios de los años 50 se dedicó a la escultura; muchas de sus obras se encuentran distribuidas por toda la geografía nacional al aire libre.

La madera, el mármol, la piedra y el plástico fueron sus materiales de transición, hasta que encontró en el hierro y los aceros su mejor lenguaje.

Precursor del arte “Minimal”, la innovación fue una constante en la trayectoria artística de Alfaro, quien llevaba varios años retirado de la vida pública por problemas de salud.

Alfaro no se incluye dentro de ningún movimiento ni corriente artística, pero se integró en el Grupo Parpalló (1957) y está directamente influido por el constructivismo en la búsqueda de los visual y de artistas como Constantin Brancusi y Antoine Pevsner.

Sus trabajos se encuentran recogidos en diversas colecciones en España, América, Italia, Alemania y Francia, y desde 1973, la ciudad renana de Colonia exhibe en sus calle varias creaciones de este escultor valenciano.

El pintor Eduardo Arroyo, amigo íntimo de Alfaro, ha destacado que fue “un artista fundamental en el siglo XX” y “un hombre excepcional”, mientras que la exministra de Cultura y senadora socialista Carmen Alborch ha resaltado su compromiso con la cultura y la lengua propia, y su labor como promotor del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM).

El Gobierno valenciano ha trasladado su pésame por la muerte de este artista valenciano “internacionalmente conocido”, algo que también ha hecho el Gobierno de cataluña, que ha recordado a Alfaro como “uno de los grandes de nuestra cultura común”.

El secretario del Consell Valencià de Cultura, Jesús Huguet, ha destacado que es uno de los artistas valencianos “más importantes de finales del siglo XX y principios del XXI”, y el portavoz de Compromís en Les Corts, Enric Morera, ha dicho que situó a la Comunitat “en el mapa de la modernidad universal”.

El cantautor Raimon ha asegurado a EFE que con su muerte se pierde a “un gran artista” y a una persona “comprometida con su país y su cultura” y, personalmente, él pierde a “un gran amigo”.

Escola Valenciana lo ha calificado como un “referente artístico y cultural” que deja una obra “de prestigio internacional”.

La concejal de Cultura de Valencia, María Irene Beneyto, se ha referido a Alfaro como “uno de los más representativos nombres del panorama artístico del siglo XX”.

Alfaro realizó en España numerosas exposiciones, individuales y colectivas, y en 2007 el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) expuso una retrospectiva sobre el artista, con 92 obras que formaban parte de su colección particular y que él mismo contribuyó a seleccionar.

En 1983 realizó una exposición antológica en el antiguo mercado de Born de Barcelona, donde por primera vez un artista llenaba el citado espacio con 30 obras de entre 3 y 10 metros cada una.

En 1988 participa en una exposición pictórica en homenaje a Eusebio Sempere, y posteriormente en la muestra “El Museo del Prado visto por doce artistas contemporáneos” (1992) y “El Museo del Prado visto por doce artistas” (2010).

En 1995 participa en la primera muestra escultórica española contemporánea abierta al público polaco en el Museo de Arte Contemporáneo de Varsovia, y ese mismo años, las obras de Andreu Alfaro forman parte de la 46 edición de la Bienal de Venecia.

Alfaro también publicó un buen número de artículos sobre escultura y es autor de la obra “Generatriu”, que la Generalitat regaló a la infanta Elena y a Jaime de Marichalar con motivo de su boda.

Entre los galardones recibidos, constan además del Premio Nacional de Artes Plásticas y el Jaume I, el “Alfons Roig” (1991) de la Diputación de Valencia, el premio de medallística “Tomás Francisco Prieto” (1995) que concede la Fundación Casa de la Moneda, y la Medalla de Oro del Salón Internacional de Marzo (1964).

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here