El Silla CF estudia denunciar a la FFCV el intento de agresión a su portero que se desplomó posteriormente por un ataque de ansiedad

0
32

El Silla CF estudia denunciar a la Federación de Fútbol de la Comunidad Valenciana (FFCV) el intento de agresión a su portero que se desplomó posterioremente por un ataque de ansiedad. Los hechos se produjeron en el primer desplazamiento de la temporada del Silla CF cuando un aficionado del Tavernes UD increpó al portero visitante desencadenado una pelea entre aficionados, familiares y jugadores que obligó al árbitro a interrumpir el partido durante 30 minutos hasta la llegada de efectivos de la Guardia Civil y Policía Local.

El partido discurría con total normalidad –toda la normalidad que se puede suponer cuando el equipo visitante gana por 0-1- hasta el minuto 70 cuando el Silla CF se quedaba con un hombre menos, al ver Servando la segunda amarilla, según el árbitro por fingir una supuesta falta. Dos minutos después, el colegiado pitaba un dudoso penalti sobre el jugador local Víctor que transformaba la pena máxima en el gol del empate.

Dos minutos después del gol local, cuando el Tavernes disponía de una falta lateral, el portero Lucas saltó la valla del terreno de juego para enzarzarse en una pelea que estaban teniendo varios aficionados, entre los que se encontraban los padres del portero.

Según explicaron fuentes del Silla CF, “al padre lo tenían cogido del cuello y la madre se interpuso entre ellos y también recibió empujones y golpes y entonces fue cuando su hijo lo vio todo desde el campo y, sin pensárselo dos veces, saltó a la grada para defender a su madre”.

El estado de nerviosismo entre aficionados, familiares y jugadores llegó a tal extremo que el joven portero acabo desplomándose en el suelo. Según fuentes del equipo de Silla, “decía que se ahogaba y que le faltaba el aire y la verdad es que nos asustamos muchísimo porque no sabíamos si le estaba dando un infarto o algo parecido porque le dolía el pecho. Los síntomas eran muy parecidos aunque lo que tenía era un ataque de ansiedad”.

Al lugar llegaron efectivos de la Guardia Civil y Policía Local que lograron, a los pocos minutos, calmar los ánimos. El partido se tuvo que suspender casi media hora.

El Silla CF anunció que está recabando documentación e imágenes para llevar el caso ante el comité de competición de Regional Preferente de la Federación Valenciana de Fútbol “para denunciar los hechos y al club organizador del partido por no haber intercedido cuando hacía falta”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here