El servicio de mediación hipotecaria de Alfafar resuelve satisfactoriamente cuatro de los treinta casos en los que trabaja

0
65

Un abogado se encarga de atender a los usuarios del servicio de mediación hipotecaria.
Un abogado se encarga de atender a los usuarios del servicio de mediación hipotecaria.

El Servicio Municipal de Asistencia Jurídica Hipotecaria en materia de desahucios, englobado en el programa social ‘Alfafar colabora’ de la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento, ha trabajado en una treintena de casos desde que se puso en marcha y ya ha resuelto cuatro de ellos de forma satisfactoria.

Se trata de un servicio de asesoría y asistencia jurídica para casos de personas afectadas por las hipotecas ya sea debido a la inminente imposibilidad de pago o en los que ya se haya iniciado un procedimiento judicial por parte del banco.

El objetivo principal del programa es asistir a los vecinos del municipio con los problemas derivados de las complicadas situaciones en las que se encuentran muchas familias cuya economía se ve asfixiada por desproporcionadas deudas hipotecarias a las que no se pueden hacer frente.

De esta forma, y dependiendo del caso, se estudia, junto con cada familia, la posibilidad de reestructurar la deuda de la forma menos gravosa posible o, en la mayoría de los casos, el objetivo planteado es conseguir una dación en pago que libere a la familia de la deuda, en cuyo caso se estaría hasta la firma final ante notario, buscando igualmente alquileres sociales a precios asequibles.

Los vecinos que quieren solicitar este asesoramiento deben dirigirse al Centre Municipal La Tauleta de Serveis Socials, que evalúan cada caso y las filtran según el tipo de situación, pasando a continuación a realizar una entrevista personal con el abogado que presta el servicio, Guillermo Noguera.

Noguera analiza cada situación concreta y las posibles soluciones y actuaciones a realizar, citándose personalmente con el director del banco en cuestión, donde se inicia la negociación o búsqueda de la solución más satisfactoria para el interesado. Todo ello conlleva una serie de tareas complementarias, como el estudio de la documentación que se aporta, el seguimiento personal de cada caso, estableciéndose una comunicación habitual y directa entre letrado y afectado, en la que se solventan todo tipo de dudas jurídicas que puedan ir surgiendo, así como valorar la conveniencia de presentar escritos judiciales o solicitar abogado de turno de oficio, con el que se entabla colaboración directa.

Por otra parte, la actuación se coordina directamente con los servicios sociales del Ayuntamiento, cuya colaboración resulta vital de cara a facilitar documentación, elaboración de informes, logística y trabajo en general.

La media de visitas a los bancos en cada caso concreto es de una vez por semana, mientras que la atención personalizada en el servicio del Ayuntamiento es quincenal. De los 30 casos tratados hasta ahora en el servicio, cuya privacidad es absoluta, cuatro de estos expedientes ya se han cerrado satisfactoriamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here