El Puig reduce los gastos en el presupuesto a más de la mitad respecto a 2010 para cubrir el déficit acumulado

0
21

El Puig, en sesión plenaria, ha aprobado el presupuesto de 2012, que incluye cerca de 10 millones de euros de Ingresos y 8 de Gastos. La diferencia pretende cubrir el déficit acumulado en años anteriores e implica que, el capítulo de Gastos sea un 53% inferior al del presupuesto de 2010 que se prorrogó para el ejercicio de 2011.
Según han informado desde el Consistorio, las cuentas para este año se han diseñado en base a dos principios básicos: la reducción del gasto y la preeminencia de las partidas sociales. “Se ha contenido el gasto con el fin de equilibrar las cuentas sin que los vecinos vean mermada su calidad de vida, sobre todo aquellas familias que más lo necesiten”, puntualizan desde el equipo de Gobierno.

En ese sentido, este año el equipo de Gobierno de José Miguel Tolosa quiere dedicar una parte importante del presupuesto para emergencia social, partida de ayudas que se amplía un 132% con respecto al ejercicio anterior, pasando de 53.000 a 123.000 euros.

“Con estas prestaciones queremos apoyar a las personas de la localidad en situación límite, sufragando sus necesidades más básicas, teniendo siempre en cuenta los informes técnicos de bienestar social, que serán los que determinen la urgencia y la cuantía, para cubrir, entre otras cosas, la mensualidad del alquiler, de la luz o de la comida para un bebé, por ejemplo”, asegura el primer edil quien ha añadido que la intención es “ayudar a las familias más necesitadas sin que esa asistencia suponga abocarles a una dependencia de los servicios sociales, que tiene que entenderse como el último recurso”, ha explicado Tolosa.

Ayuda al comercio y a las familias

Asimismo, una de las nuevas medidas que contempla el presupuesto es la puesta en marcha del cheque-bebé de 600 euros por nacimiento para ayudar desde la infancia al núcleo familiar, al mismo tiempo que pretende fomentar la economía local ya que todas las compras se deberán realizar en el comercio de El Puig.

Por otra parte, para poder reducir el gasto sin eliminar los servicios básicos, el reajuste más importante del presupuesto es para Fiestas que baja un 42%, pasando de 400.000 el pasado año a 230.000 euros en 2012. En esta reducción, en ningún caso se ha contemplado la eliminación de las subvenciones a todas las asociaciones locales, “que no se van a tocar, puesto que se consideran pilares fundamentales para el desarrollo cultural y social de nuestro pueblo”, ha indicado el alcalde.

Por último, la partida de personal baja un 14 % con la amortización de plazas vacantes y sin tocar los puestos actuales. Además, de forma simultánea, se ha aprobado por primera vez en la historia, una relación de puestos de trabajo “acorde a las necesidades actuales y que otorga estabilidad a los trabajadores”. También se ha aprobado un reglamento que regula el complemento de productividad en base a criterios “objetivos y cuantificables”.

Tal y como asegura el Gobierno local, todas estas medidas están basadas en el principio legal de estabilidad presupuestaria y parte de previsiones reales, tanto de ingresos como de gastos. Además, “es el primer año que el presupuesto de la Fundación Municipal se integra en el del Ayuntamiento tras su disolución el pasado mes de enero, lo que supone una merma importante del gasto y una apuesta por la simplificación y agilidad administrativa”, concluye el primer edil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here