El PSPV considera que la tasa derogada por apertura de establecimiento se gestionaba de forma “extraña”

0
67

El grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Rocafort ha presentado un escrito al Ayuntamiento solicitando los datos sobre la solicitud de licencia de apertura de negocios y las tasas pagadas desde 2007 por este concepto ya que, considera que la información conseguida hasta el momento arroja dudas sobre el ingreso de la citada tasa que ahora el Consistorio ha derogado para, dice, facilitar la apertura de negocios.
A mediados de enero, el grupo socialista solicitó por escrito de las relaciones de los derechos reconocidos netos, correspondientes a los presupuestos de ingresos de los años 2007, 2008, 2009 y 2010, de la partida Tasa de apertura de Establecimientos.

Los datos obtenidos ponen de manifiesto, según los socialistas, que la citada tasa no se liquidaba “en la fecha de presentación de la oportuna solicitud de la licencia de apertura, si el sujeto pasivo formulase expresamente ésta” (como señalaba la Ordenza) ya que, como puede observarse a modo de ejemplo, durante el pasado año 2010, además de algunos propios del año, se han reconocido derechos correspondientes a tasas de solicitudes de licencia presentadas en 2005, 2007, 2008 y 2009.

Durante los años 2007, 2008, 2009 y 2010, han sido numerosas las solicitudes tramitadas sin haber sido liquidada la correspondiente tasa pues en el 2007, se iniciaron 25 expedientes y sólo constan siete tasas; en 2008, 16 expedientes y cuatro tasas; en 2009, 12 expedientes y cuatro tasas y, en 2010, se iniciaron, al menos, diez expedientes y sólo constan las tasas de seis.

Además, se conocen liquidaciones, “como mínimo, extrañas”: por la apertura de un despacho, en 2008, se liquidó una tasa por 1.500 euros y por la apertura de un restaurante, en diciembre de 2010, 450 euros”.

Para la portavoz socialista y candidata a la Alcaldía, Amparo Sampedro, ha declarado que el alcalde, Sebastián Bosch, el concejal de Hacienda, Alejandro Llácer, “han estado años gestionando esta tasa de manera extraña. Se iniciaban los expedientes, pero no todos pagaban; y algunos de los que lo hacían, pagaban ‘a su aire’ ¿Por qué?”

En ese sentido, se ha referido al caso de que abrir un despacho profesional cueste 1.500 euros y abrir un restaurante (que requiere un trámite más complejo) solamente 450 euros. Según Sampedro, “derogar la tasa no ha sido para animar la instalación de nuevos comercios, como ambos declaran, sino para quitarse de encima los datos que ahora salen a la luz”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here