El proyecto pionero de mejora de la convivencia escolar forma a 250 mediadores desde 2004

0
56

La alcaldesa de Catarroja, Soledad Ramón, ha hecho entrega de los diplomas que acreditan como mediadores en conflictos escolares a los participantes del proyecto de Mejora de la Convivencia Escolar, un proyecto pionero iniciado en 2004 que ha permitido formar a 250 personas para actuar en casos de conflicto entre escolares.
A través de este programa se busca, mediante el diálogo y la mediación de todos los agentes implicados, la resolución de problemas dentro de los mismos centros. Para ello, se han formado los mediadores entre alumnos, padres y profesores, que han actuado como conciliadores.

El programa que el Ayuntamiento de Catarroja ha implantado en diferentes centros escolares de la población consiste en un sistema de prevención de violencia escolar a través de la mediación, que se ha mostrado eficaz para acabar con las desagradables situaciones conflictivas que se producen entre el alumnado.

Esta iniciativa, que viene desarrollándose en la ciudad desde 2004, ya es un pilar indiscutible del sistema educativo, una apuesta firme y decidida del Ayuntamiento para formar en valores cívicos desde la escuela a los estudiantes y demás actores formativos como los progenitores y el claustro. En esta edición ha sido el Colegio Paluzié quien se ha formado en la mediación. Ha sido todo un éxito dado que han participado 225 escolares de primaria junto a 20 docentes y 8 madres.

Este proyecto de Mejora de la Convivencia Escolar es el único de estas características desarrollado y financiado por un Ayuntamiento en toda España. La alcaldesa, Soledad Ramón, ha manifestado su apoyo a la iniciativa y ha recordado que ya desde su época de concejal de Educación su máxima preocupación ha sido “educar en valores” desde los más pequeños hasta los más mayores, recordando logros como esta misma iniciativa o la Escuela de Adultos de la localidad.

Además se ha comprometido que a pesar de la crisis económica programas como este se seguirán impulsando por ser la mediación vital para superar conflictos dado que “se aprende a mediar también en el seno de la familia y no sólo en los conflictos escolares”.

Este es un programa “global” ya que se dirige a profesores, alumnos e incluso familiares. “Queremos dotar a los jóvenes de las herramientas necesarias para que aprendan a resolver conflictos y usen la palabra como instrumento para ello”, reiteró la primera edil.

La experiencia en cifras

La psicopedagoga y responsable de la implantación del programa en los diferentes centros de Catarroja, María José Sendra, ha destacado que de los 43 casos que se han dado, el 93% se resolvieron y en la práctica totalidad de casos se cumplieron los acuerdos adoptados. En total, el 95% de las mediaciones fueron entre alumnos. Sendra valora positivamente que el 75% de las solicitudes de mediación vengan de los propios implicados, “señal de que se quiere resolver el conflicto”.

Además, el profesorado del centro se ha mostrado muy favorable al sistema de mediaciones, que han ido trabajando durante todo el programa dado que “ahora poseemos mayor capacidad para detectar los problemas y cómo solucionarlos” además de variar “el enfoque hacia los conflictos”.

“Mediar no es lo mismo que arbitrar”, ha señalado uno de los profesores, que además, se ha mostrado contento por el hecho que con las nuevas herramientas se evita “que los conflictos se enquisten y haya un desencadenamiento violento”.

Desde 2004, varios miles de jóvenes de Catarroja de los centros Jaume I, Joan XXIII, Bertomeu Llorens, Larrodé, La Florida, San Antonio I y II y el IES Berenguer Dalmau y, en esta edición, el Paluzié han pasado por este programa pionero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here