Quantcast

El poeta balear Manel Marí, residente en Alboraia, se alza con el València del Magnànim 2016 en poesía en valenciano

La Institució Alfons el Magnànim (IAM) ha galardonado con los premios València del Magnànim 2016 a Teresa Broseta (narrativa en valenciano), José Vicente Pascual (narrativa en castellano), Manel Marí (poesía en valenciano), Constantino Molina (poesía en castellano) y Jordi Julià (ensayo).

Además, Bruna Generoso y Raquel Vázquez han ganado la primera edición de la modalidad de poesía joven en valenciano y en castellano, respectivamente, mientras que los premios jóvenes de ensayo y narrativa han quedado desiertos. Los galardones serán entregados en una gala el 27 de octubre en el Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (MuVIM).

El diputado de Cultura, Xavier Rius, ha indicado que están “satisfechos por la cantidad y especialmente por la calidad” de las obras presentadas en esta edición de la nueva etapa del Magnànim, y ahora el objetivo es conseguir “un mayor impacto y difusión de las obras premiadas y potenciar la proyección del certamen”.

La editorial Bromera publicará las obras premiadas en valenciano; Ediciones Versátil e Hiperión lo harán con las premiadas en las modalidades de narrativa y poesía en castellano, y el Magnànim editará el premio de ensayo dentro de su catálogo general.

En poesía en valenciano, la obra premiada es Tavernàries, de Manel Marí (Ibiza, 1975), que según el jurado “es una visión original, desenvuelta y profundamente moderna de actitudes morales actuales a través de la celebración de la embriaguez como referente de la libertad individual”.

El autor, sociólogo, poeta y guionista de televisión residente en Alboraia (Valencia), ha publicado varias obras, como Poemes en gris (1999), Poemari de descortesia (2000), Clarisse (2000), Patrimoni dels dies (2001), Deshàbitat (2004) o El tàlem (2008).

En la categoría para jóvenes, Bruna Generoso (Barcelona, 1986), con el libro Abstraccions i certeses, inaugura el palmarés de esta modalidad creada en esta edición. La obra ganadora de la modalidad de poesía en castellano es Silbando un eco extraño, de Constantino Molina (Pozo-Lorente, Albacete, 1985), “un canto de las modestas realidades, con buena factura, ritmo y armonía en el verso, configurando una poesía reflexiva alrededor de la extrañeza de la realidad”.

Molina, colaborador habitual en suplementos culturales de prensa, ya fue galardonado con el premio Adonáis 2014 por su primer libro, Las ramas de azar. El premio poesía joven en castellano ha recaído en la filóloga Raquel Vázquez (Lugo, 1990), que aborda en El hilo del invierno una temática contemporánea “de gran musicalidad, plasmando una variedad de intereses y puntos de vista que van desde el social hasta el crítico y existencial”.

El premio narrativa en valenciano es para Teresa Broseta (Valencia, 1963) por El día de mañana, novela que narra un triángulo amoroso, “apasionado y dramático entre tres personajes que retratan los diferentes mundos y rostros que conviven en la Valencia actual, convertida así en materia literaria”.

Un total de 79 obras compitieron por el premio de narrativa en castellano, que ha recaído en Isla de Lobos, de José Vicente Pascual (Madrid, 1956), considerada por el jurado “muy entretenida, con un punto mágico que conjuga hábilmente elementos de ficción realista y mágica y consigue crear una atmósfera muy original”.

La modalidad de ensayo es una de las novedades de la convocatoria de este año y el primer premiado es Jordi Julià (Sant Celoni, 1972) por Poesia i identitat. Lírica contemporània i formes de despersonalització.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *