El parricida de Catarroja se declara culpable y acepta una condena de 22 años por matar a sus padres

0
125

Un joven de 21 años ha aceptado hoy cumplir una condena de 22 años y medio de prisión por matar a sus padres en septiembre de 2007 con una sable decorativo y luego fingir un robo en el domicilio familiar en Catarroja.

En la vista celebrada hoy en la Sección Cuarta de la Audiencia de Valencia, el acusado, que permanecía en prisión provisional desde que cometió el crimen, ha reconocido cabizbajo los hechos ante el tribunal, con apenas un hilo de voz y visiblemente más delgado que hace dos años.

El fiscal había solicitado en principio para el procesado una pena de 30 años de cárcel como autor de dos delitos de asesinato, pero un acuerdo de las partes ha permitido la rebaja de la condena, que se ha fijado en 11 años y tres meses de prisión por cada uno de los dos homicidios.

La madrugada del crimen, Sergio F., con 19 años, mató a su padre, de 47, con una catana que decoraba las paredes del domicilio familiar, en la calle Filiberto Rodríguez de Catarroja.

Luego, recogió a su madre, de 46 años, que trabajaba en un salón de celebraciones de la localidad de Albal, la llevó a casa y también la mató.

Poco después tomó varios enseres de la vivienda, para simular un robo, y se deshizo del sable tirándolo a un barranco del municipio, aunque luego fue recuperado por la Guardia Civil.

Posteriormente se fue a las fiestas patronales de la localidad y entabló amistad con dos jóvenes para obtener una coartada, y llegó a las 10 de la mañana a dormir a casa de unos tíos suyos con la excusa de que no había podido entrar en su casa porque no tenía llaves y no había nadie dentro.

Al día siguiente, el joven y su tía acudieron a la casa con una copia de las llaves y, al entrar, se encontraron los cadáveres y avisaron a la Policía.

Esa misma jornada, después de que las pesquisas policiales rechazaran la hipótesis del robo como móvil del asesinato, el hijo del matrimonio fue detenido por la Guardia Civil como presunto autor del doble asesinado.

La autopsia reveló que el padre murió degollado mientras que la madre sufrió heridas de arma blanca y murió a consecuencia de un fuerte golpe en la cabeza, y que ambas muertes tuvieron lugar entre las 2 y 5 horas de la madrugada.

En la vista de hoy, el fiscal le ha preguntado si se reconoce autor de la muerte de sus padres, si les atacó con ánimo de causarles la muerte y que si para ello había empleado una catana de adorno que poseía la familia, cuestiones a las que el joven ha respondido con un sí.

También ha reconocido que después de matar a sus progenitores se deshizo arma del crimen tirándola a un barranco, al mismo tiempo que ha declarado que la relación que mantenía con sus padres era “buena”.

En la sala y a preguntas de la fiscal, una testigo ha afirmado que el día del suceso, sobre las 23.00 horas, vio a su vecino entrar a su domicilio acompañado del padre y que sobre las 03.00 horas oyó a una mujer, al parecer, la madre, pidiendo auxilio “como con la boca tapada”.

Al finalizar la vista, el abogado de la defensa, Francisco Muñoz, ha declarado que se ha llegado a una conformidad porque un juicio habría comportado una pena “mucho más grave” para su cliente.

Asimismo ha dicho que la condena impuesta es “muy elevada” pero que se encuentra “dentro de los términos mínimos de la ley”.

Preguntado por el estado de ánimo del acusado, que hoy ha comparecido con semblante ausente y afectado, ha dicho que es una persona “un tanto hermética”, y ha añadido que desconoce si está medicado pero que los informes psiquiátricos determinan que el joven “está bien”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here