El nuevo templo de la Sagrada Familia de Torrent recupera los ‘bautizos por inmersión’

0
66

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, presidió el domingo la ceremonia de consagración del nuevo templo de la parroquia Sagrada Familia de Torrent, que ha sido reconstruido sobre el antiguo edificio, ubicado en la calle Tomás Miquel, 5, y ampliado con un solar adyacente adquirido para este fin.
El nuevo templo, que junto a un total de cuatro salas anexas cuenta con más de 700 metros cuadrados de superficie, alberga una pila bautismal para administrar los ‘bautizos por inmersión’, como “se realizaba en los primeros tiempos del Cristianismo”, según ha indicado a la agencia AVAN el párroco, Pedro Puche.

El baptisterio, realizado en mármol blanco, con capacidad para mil litros de agua, se encuentra ubicado frente el altar en un desnivel inferior sobre la nave central, al que se accede a través de siete peldaños de bajada y siete de subida. Los escalones “significan el camino de descendimiento a la realidad de pecado del hombre – siete pecados capitales- que se sumerge en las aguas de la muerte para resucitar como ‘hombre nuevo’ en Cristo”, ha añadido.

Se trata, además, de “una de las primeras pilas bautismales de estas características”, habilitada en iglesias de la diócesis, para realizar bautizos por inmersión, una tradición presente en la Iglesia desde los primeros siglos, según Jaime Sancho, presidente de la comisión de Liturgia del Arzobispado de Valencia.

Igualmente, el nuevo templo dispone de “un desnivel de la nave central para facilitar la visibilidad de los feligreses” y han sido suprimidas las barreras arquitectónicas, según ha explicado el párroco que ha elogiado la “generosidad de la feligresía dado que las obras han sido sufragadas con sus aportaciones y donativos”. Además, ofrece una “gran luminosidad natural” que facilitan las paredes acristaladas y una claraboya o lucernario “justo arriba del altar” que permite la entrada de luz cenital.

Asimismo, en la parte frontal del templo, sobre la sede, ha sido pintado un mural “al fresco” en el que se representa un icono con la imagen de Cristo Pantocrator, al que le acompañan en sus laterales otras figuras como la Virgen y varios santos. El icono “será ampliado próximamente con pinturas para realizar alrededor de éste una ‘Corona’ sobre la vida de Jesucristo y que lejos de ser una mera decoración aparecen como elemento catequético”, ha añadido. Entre otras imágenes, figura también un conjunto escultórico de la Sagrada Familia, que presidía el anterior templo, que ha sido ubicada en un lateral nada más entrar por la puerta principal en “señal de acogida”.

Las obras, realizadas desde junio de 2010 hasta septiembre de 2011, bajo la dirección técnica del arquitecto de Cullera Antonio Giner, han incluido también la instalación de unas puertas de entrada al templo, “estrechas pero de gran esbeltez con una altura de seis metros”, que simbolizan “la puerta estrecha que lleva al cielo”.

También “destaca el nuevo sistema de climatización con una elevada eficiencia energética y la optimización de la acústica que ha mejorado notablemente con las nuevas superficies”.

Con los trabajos, además de dotar de “mayor espacio a la nave central y al templo, han podido ampliarse las instalaciones parroquiales con dos nuevas salas”. En la actualidad, la parroquia, que atiende a una feligresía de cerca de 20.000 habitantes, coordina varios grupos de Catequesis y grupos parroquiales, “con gran actividad”, ha indicado el párroco. El nuevo templo reemplaza así al anterior edificio que presentaba “defectos serios en su estructura”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here