El Museo de Cerámica de Manises amplía su colección con 15 nuevas piezas adquiridas y donadas por tres familias

1
103

01.manises.ceramicanuevasEl alcalde de Manises, Francisco Izquierdo, la concejala de Museos, Turismo y Promoción de la Cerámica, Amalia Wollstein, la directora del Museu de Ceràmica de Manises (MCM), Sara Blanes, y quien anteriormente ejerció esta misma responsabilidad, el hijo adoptivo de Manises, Josep Pérez Camps, presentaron el 29 de abril las nuevas piezas donadas y adquiridas por el museo en el año 2013.

Se trata de un total de 15 piezas entre las adquiridas por el Ayuntamiento y las donadas por tres familias de la localidad. “Compramos las piezas, después de estudiar la colección, con el objetivo de completar ese panorama con el que poder explicar la cerámica de Manises desde el siglo XIV hasta hoy”, indicaron en la presentación.

“Cuando se puso en marcha el Museu, la mayoría de piezas fueron donadas por familias para dotar al Museu de Ceràmica de Manises de piezas significativas e interesantes. También tratamos de recuperar las piezas significativas que, dada la importancia de la cerámica de Manises, han estado fuera. Comprar estas nuevas piezas ha sido interesante porque la mayoría están identificadas, sabemos de qué fábrica son y no las teníamos en la colección. La importancia de estas piezas no hay que buscarla en el valor material, sino en el valor cultural de las mismas”, destacó Josep Pérez Camps.

Entre las 15 nuevas piezas destacan algunas como la de Cases, interesante no tan sólo por su diseño, sino por la forma en que está hecha. “Piezas de Cases teníamos alguna, pero no como ésta, que está hecha en diferentes técnicas”, añadieron fuentes del Museu.

Según afirmó la directora del MCM, Sara Blanes, quien agradeció a las familias la donación de piezas y documentos, “intentamos seguir completando las colecciones, es un criterio que tiene el Museu, adquirir aquellas piezas que pueden mostrar cuál ha sido la producción de esta ciudad”.

Para el alcalde de Manises, Francisco Izquierdo, “estamos todos de enhorabuena, al ver que el Museu de Ceràmica de Manises es un museo vivo, que se sigue alimentando de donaciones, gracias a la buena predisposición de las familias que están hoy aquí, que hacen que piezas queridas que tienen en sus casas, que han ido heredando de sus mayores, puedan quedar para el Museu de Ceràmica de Manises, para ser admiradas y disfrutadas por todas las personas que lo visitan. Gracias a las tres familias, la familia Catalá Carpintero, Escobar Martínez y Alpuente Requena, por estas donaciones y por pensar en el Museu de su ciudad con ese cariño, un museo que es nuestra seña de identidad”.

Izquierdo añadió que “desde el Ayuntamiento de Manises seguimos trabajando para adquirir aquellas piezas, aquellos detalles que nos faltan para ir completando las colecciones y tener una visión global de la cerámica de Manises desde el siglo XIV hasta nuestros días”.

Nuevas piezas del Museu

En concreto, las piezas adquiridas son dos orinales decorados, uno en azul y manganeso y otro en policromía; un pistero policromo procedente de la fábrica de Arenes; una jarrita policroma con tapa; una jarra policroma y un tintero policromo, todas estas piezas del siglo XIX.

Además, se ha adquirido un jarrón, una salsera y una bandeja, todas de reflejo metálico dorado de la fábrica Hijos de Justo Vilar fechadas entre 1910 y 1925. También se ha adquirido una caja con tapa de Cases de los años 70, un filtro de agua de la fábrica La Egipcia (1920-1936) y un catálogo de Sinaí del siglo XX.

A esas piezas hay que sumar las donadas por las tres familias. Se trata de una bandeja del tercer cuarto del siglo XX donada por la familia Catalá Carpintero. Es una mayólica blanca realizada con la técnica del mimbre con aplicación de flores en alto relieve, decorada a pincel y mano alzada bajo cubierta trasparente con motivos florales policromos.

Por su parte, la familia Escobar Martínez, en 2013, donó un azulejo producido en la ciudad entre 1450 y 1490. Conformado a molde de pasta calcárea ferruginosa de color ocre, decorado a pincel y mano alzada, obra defectuosa, presenta restos de barniz estannífero. Presenta en cuadro central con el dibujo de una antorcha encendida, rodeado del lema en letra humanística “SOLA VIRTUD LO FOCH DELLES SAPAGA”.

Por último, la familia Alpuente Requena donó una jarra producida entre 1920 y 1950. Conformada a molde de pasta calcárea ferruginosa de color ocre rojizo, decorada a pincel y mano alzada en policromía sobre cubierta.

1 Comentario

  1. No sería mejor que el ayuntamiento pusiera más empeño en que los alumnos tuvieran las clases bilingües español, e inglés , ya que con el panorama laboral que tenemos creo que les seria de mas provecho en un futuro a los alumnos de esta comunidad, claro está esta es mi opinión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here