Ahora sí, llega el momento del adiós

0
183

 A mi casa durante casi veinte años:

RTVV

Siempre hay un final. Nacemos para morir, el invierno llega aunque no quieras, porque el mundo siempre saca su áspero envés cuando todo está a punto de perecer. Y todo perece.

Mientras las cosas pasan, el felpudo recoge todas las excusas, calla todos los ruidos, cura todas las heridas y amortigua cada golpe, todos los golpes.

Pero llega un día que no hay montaña que escalar, tapia que trepar ni precipicio al que caer, no hay nada por lo que luchar, porque más allá solo hay vacio.

Ese día es la jornada en que se rubrica el final con una firma, una palabra o un gesto que marcar el definitivo adiós. Ya no hay compromiso,   el tiempo no se prolonga, todo queda extinguido, el futuro es incierto, el ayer no existe y el presente lo ocupa todo con el luto de la despedida.

Es el momento de marchar y entonces eres voluble, mudable y las circunstancias son a veces tan insoportables que la única solución es reflexionar sabedores que es necesario cambiar para sobrevivir pero antes, queda por hacer…

Te emancipas de recuerdos, envías al desván imágenes, acomodas en el granero emocional sentimientos, silencias el ayer, eliminas visibles inquietudes y así, ahora sí,   cierras un capítulo más de tu libro de vivencias, tal vez el mayor capitulo experimentado, el que ha hilvanado el argumento de años y años de vida y de emociones, de momentos excelsos y de ratos de sinsabor, de risas y de lágrimas. A todo ello le das el cierre obligado, sin parar que las últimas letras son borrosas fruto de las lágrimas del dolor del adiós.

Porque esta vez no será un hasta luego,   no quedará dónde volver, no  habrá donde mirar, se desdibujarán los senderos andados, se borrarán secuencias, no se repetirá el hasta pronto. Ya no, es el final.

Yolanda Damià | @YolandaDamia | Periodista |  http://yolandadamia.blogspot.com.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here