El Levante UD se estrella contra un muro llamado Lux (1-1)

El conjunto granota no pudo pasar del empate a uno frente al Deportivo de La Coruña, debido principalmente a las prodigiosas intervenciones del guardameta blanquiazul, Lux. El brasileño sacó prácticamente de dentro de la red dos goles cantados, y evitó que los hombres de Rubi ofrecieran a la grada de Orriols su primera victoria como técnico granota.

Quizás le faltó al Levante mayor resolución en el interior del área para agarrar con las dos manos un enfrentamiento que sintió que le pertenecía en distintas fases, pero con semejante respuesta, la dificultad aumentaba notablemente.

levante-depor-01

Corren aires de cambio por el Ciutat de València. Y hay aspectos que evidencian esta mutación. La escuadra que dirige Rubi se proyectó por el encuentro con decisión. Fue una constante visible desde el pitido inicial. Únicamente cuando le fallaron las fuerzas descendió un nivel en sus prestaciones generales. Y le sobró valentía para mantenerse erguido, pese a la contundencia del golpe que sufrió tras el gol conseguido por Lucas.

El Levante más presente desea interpretar el papel principal en la función del balompié. No quiere quedar relegado a un plano de inferioridad con respecto a su adversario. Y si así sucede al menos que sea por la extrema voracidad de su contrario y no por su desatención o ausencia de carácter. El colectivo de Rubi busca, por definición, la condición de actor primero del drama que se disputa en noventa minutos porque el fútbol puede ser dramático en sus manifestaciones. Después de abrigarse en torno a su perímetro defensivo en el arranque del duelo, el Deportivo aprovechó la primera llegada formal al área de Rubén para cambiar el signo de la confrontación.

Pero el primero en encontrar las redes contrarias fue el Depor. Lucas encontró una grieta en el muro de la defensa local por la que se coló para presentarse solo ante el guardameta gallego del Levante, Rubén. Y el delantero, que está definitivamente de dulce en este inicio de Liga y ya se asoma a registros de mitos deportivistas, se llevó al zurrón su séptimo gol.

levante-depor-02

Era demasiado pronto para el Levante, y sus jugadores cayeron presa del desánimo por la losa que constituye un gol en los minutos iniciales. Confianza. Esperanza. Valores de los que el conjunto granota anda escaso y que deja en Rubi una tarea ardua y difícil de ahora en adelante.

Algo debió insuflar el nuevo inquilino del banquillo granota en sus hombres, que en bloque se conjuraron para reconducir un partido que se había puesto cuesta arriba. El nuevo Levante parece creer con renovada fe en su nuevo técnico y en los minutos finales del primer tiempo, el color azulgrana dio un paso adelante, aunque de forma imprecisa, para dar mayor sensación ofensiva. Pero el Deportivo supo, con su ordenada colocación sobre el césped, nautralizar las primeras y leves acometidas locales.

El Levante siguió creciendo en la segunda mitad, y comenzó a cosechar llegadas con peligro, hasta que Camarasa estableció la igualada con un portentoso disparo de falta. Por fin el luminoso hacía justicia a la igualdad entre los dos conjuntos hasta ese momento.

Fue el momento del cambio. Igual que el gol deportivista entristeció el juego local en la primera mitad, en la segunda le imprimió el ánimo suficiente para poner sitio al área de Lux con varias opciones claras de gol que se encontraron, todas ellas, con la respuesta felina del meta deportivista.

levante-depor-03

Pero no fueron capaces los hombres de Rubi de transformar en gol sus ocasiones y cuando aflojó la presión, el Deportivo volvió a retomar el dominio del partido, llegando incluso a gozar de alguna ocasión -las primeras en todo el segundo tiempo-. En la primera de ellas, en el minuto 80, a punto estuvo el equipo herculino de llevarse los tres puntos en un disparo que rechazó primero Rubén y, casi en línea de gol, Feddal acertó en desviar para evitar el gol, de nuevo, de Lucas Pérez.

No hubo tiempo para más. Reparto de puntos en un partido que bien habría podido dejar los tres en casa, de no haber estado tan acertado el portero del Deportivo. Pero este Levante está en línea ascendente.

Rubi: “Si seguimos así marcaremos goles y los delanteros acabarán con buenos números”

Rubi no pierde la fe, ni la esperanza en el equipo, pese a la igualada saldada ante el Deportivo de La Coruña en el feudo de Orriols en su estreno en condición de local como dueño del banquillo azulgrana. “Si seguimos así marcaremos goles y los delanteros acabarán con buenos números”, advirtió resaltando el trabajo colectivo del grupo y defendiendo a los atacantes que componen la escuadra granota. El técnico resaltó el catálogo de ocasiones gestadas a lo largo de la confrontación. Y en ese sentido, acentuó que quizás el equipo llegó al gol de la igualada en la ocasión “más fea”. El preparador mantiene el pensamiento positivo que le caracteriza. La Liga avanza, pero resta un mundo para su conclusión, si bien incidió en mudar el sentido de los duelos y alcanzar un triunfo terapéutico. “Ahora lo que tenemos que hacer es contar con un poco de suerte y ganar lo antes posible un partido”. Sobre la evolución de la confrontación resaltó que su equipo fue superior a su adversario durante setenta minutos, aunque reconoció que le pesó el esfuerzo realizado en el epílogo. “Es cierto que nos han sobrado los minutos finales, tal y como nos pasó contra el Valencia y quizá fue porque nos faltó un poco de físico”.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *