El juez de Emarsa solicita a compañías telefónicas información para identificar a los propietarios de cinco líneas

0
55

El titular del Juzgado de Instrucción Nº 15 de Valencia, encargado de investigar un supuesto agujero de más de 25 millones de euros en las cuentas de la empresa pública Emarsa, ha solicitado a cuatro de las principales compañías telefónicas la información necesaria para la identificación de los propietarios de cinco terminales telefónicos gracias a los números de IMEI.
El objetivo del juez es determinar la veracidad de las declaraciones del ex jefe de informática, Sebastián García, sobre el ex gerente de Emarsa, Esteban Cuesta, al que acusó de obligarle a pagar comisiones en efectivo y, también, incluyendo en la facturación a Emarsa de su empresa de construcción, gastos personales de Cuesta.

Así lo acuerda en un auto de fecha 25 de abril, en el que responde a una petición del ministerio fiscal, que pedía que se pidiera a la Brigada de Investigación Tecnológica información sobre una serie de terminales que aparecen en las facturas que ‘Chanín’ aportó a la causa y que dijo que había entregado a Esteban Cuesta.

El juez explica en su resolución que en las facturas originales pagadas por las empresas de García, y que según él se corresponden a pagos hechos en beneficio de Cuesta, luego repercutidos a Emarsa, constan múltiples terminales de móviles y en algunos consta el IMEI.

Esto “abre la posibilidad de conocer, no solo los números de teléfono y las compañías telefónicas que suministran el servicio, sino también sus auténticos destinatarios, pues incluso el número de terminales en los que consta el IMEI es importante y no parece razonable que, en su caso, fueran utilizados por una sola persona”, señala el magistrado.

El auto se basa en las declaraciones que Sebastián García hizo en su última comparecencia ante el juez, en las que acusó a Cuesta de obligarle a pagarle comisiones para que sus empresas siguieran trabajando para Emarsa.

Según el ex informático de Emarsa, Cuesta estableció una cantidad fija mensual de 4.000 euros aunque también se beneficiaba mediante entrega de ordenadores u otros objetos electrónicos, o bien mediante el pago de facturas suyas a través de las empresas de García, o bien mediante trabajos realizados para él o sus familiares, ejecutados por personal de esas constructoras que nunca se le cobraron a él directamente sino que se repercutieron en la facturación de Emarsa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here